Pages américanistes

Le carnet « Pages américanistes » a des entrée multiples, suivant la pensée libre et érudite de Manuel Gonzalez Prada à l’aube du XXe siècle:
l’Amérique latine des guerres d’indépendance à nos jours
Histoire du Pérou
Littérature des Pays Andins
Didactique de la recherche et latino-américanisme en Aquitaine

Compte rendu de Monica Cardenas sur l’ouvrage de Patricia D’Allemand : José María Samper. Nación y cultura en el siglo XIX colombiano. Peter Lang AG: Berg, 2012

Reseña

D’Allemand, Patricia. José María Samper. Nación y cultura en el siglo XIX colombiano. Peter Lang AG: Berg, 2012

La reciente publicación de Patricia D’Allemand sobre uno de los intelectuales colombianos más prolíficos y destacados del siglo XIX, José María Samper (1828- 1888), tiene varios méritos. El primero lo advertimos desde la introducción donde la autora realiza un concienzudo balance acerca del estado de la crítica del siglo XIX colombiano y, en particular, de la obra de Samper. Ante dicha crítica, por lo general, anacrónica, prejuiciosa y parcial, D’Allemand propone una reinterpretación basada en la relectura de su obra y de la aplicación de ciertos criterios metodológicos que quisiera destacar. Patricia D’Allemand defiende una interpretación del proyecto ideológico samperiano a partir de la evaluación integral de su producción escritural que comprende: ensayos, novelas, relato de viaje, autobiografía, etc. Para una mejor comprensión de estas formas discursivas diversas y complementarias, la autora establece etapas: periodo gólgota, periodo de reconversión religiosa, periodo de compromiso con el Movimiento Regenerador. Finalmente, el proyecto de construcción de la idea de nación colombiana, que Samper elaboró a lo largo de su escritura, se cierra con la publicación de sus memorias, ya que ellas le permiten consagrarse como un intelectual ejemplar, integrante de una clase ilustrada dirigente, sin la cual no podría llevarse a cabo la labor de modernización de las sociedades americanas.

El estudio de D’Allemand se divide en tres partes. La primera, “De viajes a teorías raciales”, se basa en el análisis del Ensayo sobre las revoluciones políticas y la condición social de las repúblicas colombianas (1861) publicado originalmente por entregas en El Español de Ambos Mundos de Londres entre los años 1860 y 1862; y en el libro de viajes Viajes de un colombiano en Europa (1862) publicado años antes (1859- 1860) también en prensa periódica, El Comercio de Lima. Estos dos textos fueron escritos en Europa, y desde este nuevo espacio, Samper se acerca a la realidad colombiana con nuevos ojos. Como solía ocurrir con los intelectuales del periodo, su viaje fue más de conocimiento y de análisis sociológico que de placer, en este sentido, se inserta dentro del proyecto de la Comisión Corográfica, dirigida sucesivamente por Ancízar y Pérez, que buscaba el reconocimiento de la realidad geográfica, demográfica y social del país con el objetivo de delinear la organización de la nueva república.

Así, la experiencia en algunas ciudades del viejo continente le sirve a Samper para desmitificar el progreso y la modernidad europeas señalando también indicios de decadencia y descomposición. Esta relativización de la superioridad Europea se condice con sus planteamientos acerca de la raza americana que intenta reivindicar en su Ensayo. A diferencia de lo que señala gran parte de la crítica, D´Allemand afirma que la influencia de Joseph A. De Gobineau y su Essai sur l´égalité des races humaines (1853) en Samper fue solo parcial, ya que el escritor colombiano opta pronto por la defensa del mestizaje: el “blanqueamiento” de las razas indígenas y de afroamericanos gracias a su unión con la raza blanca, como medio para alcanzar el ideal democratizador en las sociedades americanas. Solo a través de este proceso se podría superar taras como el caudillismo, el conflicto de castas y la sublevación de las clases sociales inferiores. En otro momento, así como Sarmiento había trazado elementos de identificación americana con el gaucho, Samper lo establece con el llanero,  a medio camino entre la civilización rudimentaria y lo bárbaro, pero en medio de un ambiente favorable al trabajo colectivo. Esta construcción permite mostrar una América con historia y vida cultural opuesta a la representación estéril que muchos escritores europeos de la época hacían de este espacio.

La segunda parte del libro está dedicada al análisis de tres novelas publicadas en Bogotá: Martín Flores, Florencio Conde y Lucas Vargas. Recordemos que antes de este ciclo, el autor colombiano ya había publicado en Lima dentro de la ficción: Las coincidencias: escenas de la vida neogranadina (1863) y Una taza de claveles: escenas de la vida peruana (1863) que aparecerá en 1881 en formato de libro con el título de Los claveles de Julia. Volvamos a las novelas del ciclo  bogotano, cada una de ellas pone en evidencia una etapa de la evolución del pensamiento de Samper. Así, en Martín Flores (1866), escrita inmediatamente después de su reconvención al catolicismo, propone la modernización del clero y su inserción en el proceso de modernización de la sociedad como parte de una ideal república liberal cristiana. Martín, como muchos de sus personajes, es alter-ego del autor, un misionero ilustrado, liberal y civilizador que redime y guía a Pedro Ruiz,  personaje popular.

En Florencio Conde (1875) continúa el desarollo del conflicto socio racial. Segundo Conde es un negro liberto capitalista, inteligente, industrioso y sensible. Su hijo, el mulato Florencio, es un sobrio republicano, prudente y liberal moderado. Son ambos la representación del negro y mulato ejemplares, modelo de un mestizaje feliz, vehículo de paz social. Como en la aterior novela, es fundamental la presencia de una autoridad protectora y guía, de un paternalismo tutelar en términos de  D’Allemand. Por otro lado, Lucas Vargas (1889), novela póstuma, forma parte de su etapa dentro del Partido Conservador al cual había ingresado en 1876 y su posterior participación en el movimiento Regenerador iniciado en 1885 con el triunfo de Núñez sobre la rebelión radical. El protagonista de la novela es un muchacho de humilde condición que demuestra su amor patrio y su obediencia frente a su tutor, el doctor Bravo, hombre ilustrado, acomodado y conservador. De acuerdo a D’Allemand, la novela forma parte del proyecto de renovación de la cultura política heredada del periodo de hegemonía radical.

En el capítulo final del libro, “A manera de conclusión”, se reflexiona brevemente acerca de Historia de un alma (1881), las memorias de José María Samper en relación al conjunto de su obra y a su proyecto de construcción de la idea de nación colombiana. Las memorias ponen en evidencia la autoconciencia de la función de la escritura en Samper, es decir, nos muestra la forma peculiar de construir su propia imagen de intelectual a través no solo de la escritura de libros de historia y de ensayos, sino también de la divulgación de sus textos y del cuidado de su propia imagen de hombre ilustrado. A este mismo objetivo sirven sus genealogías de hombres notables, el registro de sus viajes y periplos por tierras inaccesibles al común de pobladores, las reediciones y recopilaciones de sus artículos y novelas.

Frente a este interesante estudio que contribuye a superar el descuido y desdén con que la crítica literaria miró por mucho tiempo los escritos del siglo XIX, D’Allemand nos revela un universo híbrido, complejo y diverso. La misión ahora, tras esta inteligente relectura, será contribuir al establecimiento de algunas categorías a partir de la comparación de la obra de Samper con la de  contemporáneos de otros países latinoamericanos que permita resignificar la producción del periodo, atribuirle un caracter propio, una racionalidad que haga comprensible sus urgencias y válidas sus formas discursivas.

Mónica Cárdenas Moreno