Le problème indigène au Pérou, dans la revue Los Parias 1906

 L’article ci-dessous est paru dans  Los Parias en novembre  1906 (n° 30) avec  le même titre qu’un autre article de  Manuel González Prada : “La question indigène”. Alfredo González Prada republia ce texte sous le titre  “El problema indígena” dans Prosa Menuda (1941, pp. 155-157), titre dès lors maintenu pour distinguer les deux articles dans le style incisif et direct des contributions anonymes publiées grâce à la revue anti-gouvernementale et ouvrière.  [Note d’Isabelle Tauzin, édition Catedra]

¿Qué ha pasado en Chucuito[1]? Nadie lo sabe con seguridad. Inútil buscar informaciones en la prensa cotidiana, porque no existe en Lima un solo diario que merezca fe: todos deben ser leídos con desconfianza, principalmente cuando hablan de asuntos relacionados con la política. Así, los diarios de la oposición ven horrorosas hecatombes en bochinches donde resultan dos o tres cabezas abolladas, mientras las hojas del Gobierno miran una simple bullanga en el motín donde quedaron algunas docenas de cadáveres. Las sanas intenciones, la justicia, la veracidad, en ninguna parte.

No se necesita ser un águila sociológica para decir que desde el arribo de los blancos a las costas del Perú surgió una de las más graves cuestiones que agitan a la Humanidad, la cuestión étnica: dos razas se ponían en contacto, y una de ellas tenía que vencer, oprimir y devorar a la otra. Dada la crueldad ingénita de los españoles, crueldad agravada con la codicia morbosa de los lanzados sobre la América del Sur, ya se comprende lo feroz de la conquista, lo rapaz de la dominación.

Los blancos de hoy y sus aliados los mestizos, no habiendo concluido de eliminar la sangre felino-española, siguen las huellas de Pizarro, obedecen la ley. No siéndoles posible, mejor dicho, no conviniéndoles suprimir, el indio ni pudiendo someterle a la esclavitud que hicieron gravitar sobre el desdichado negro, le convierten en animal de carga, en objeto de explotación. Ya les tasajearían a todos ellos, sin dejar uno de muestra, si en el intestino ciego de cada cholo pudieran encontrar una libra esterlina.

No veamos, pues, en la cuestión indígena una crisis provincial y pasajera sino un problema nacional y permanente: los síntomas locales e intermitentes denuncian el mal de todo el organismo, no de un órgano aislado. Con mayor o menor crueldad, con más o menos hipocresía, todos los que ejercen mando contribuyen a perpetuar el régimen de servidumbre. Caciques y gamonales de la sierra oprimen y explotan al indio; pero los encubridores o cómplices de gamonales y caciques están en las Cámaras Legislativas, en los Tribunales de Justicia y en los salones de Palacio. Este senador y este diputado, ese vocal de la Suprema y ese juez de Primera Instancia, aquel ministro y aquel prefecto, señores todos que parecen tan humanos y tan solícitos en amparar a los desamparados, son los mayores culpables, los más dignos de execración y desprecio. Hay mutualidad de servicios: el de arriba protege al de abajo y el de abajo sostiene al de arriba.

En el Perú existen dos grandes mentiras: la república y el cristianismo. Hablamos de garantías individuales, las consignamos en la carta magna, y el mayor número de los peruanos no tiene seguras la libertad ni la vida. Hablamos de caridad evangélica, la predicamos desde el templo masónico hasta la Unión Católica, y vemos impasiblemente la crucifixión de una raza. Nuestro Catolicismo se reduce a un Paganismo inferior, sin la grandeza de la filosofía ni las magnificencias del arte; nuestra forma política debe llamarse una prolongación de la Conquista y del Virreinato.

Y ¿Cómo resolver la cuestión indígena? No seguramente por medio de una revolución política, iniciada por hacendados, mineros, capitalistas, conspiradores de oficio, militares sin puesto en el escalafón ni presupuestívoros en cuaresma forzosa. Maldito lo que a tales hombres les importa la desgracia o el bienestar del indio. Pudieran escalar el poder, subiendo por una montaña de cadáveres, y ascenderían sin el menor escrúpulo ni la más leve conmiseración.

Merecen verdadera lástima los pobres diablos que voluntaria o forzadamente dieron ayer su vida por histriones y malvados como Piérola y Cáceres. La merecerán también los que mañana la sacrifiquen por iguales histriones y malvados que se engalanan hoy con la titiritesca indumentaria de principios añejos y mandados enterrar. Constitucionales y Demócratas, Civilistas y Liberales[2], todos pueden ir en la misma carreta para ser echados al mismo basurero.

Aquí las revoluciones han sido y seguirán siendo por mucho tiempo guerras civiles entre conquistadores. Por eso, el indio que tenga un rifle y una provisión de cápsulas debe hacer tanto fuego sobre el soldado que viene a tomarle de leva como sobre el montonero que pretende arrastrarle a la revolución.

[1] El artículo “Autoridad humana” ya remitió a la tenaz resistencia en la región de Puno de los pobladores de Chucuito, incentivados por el subprefecto Teodomiro Gutiérrez.  

[2]  El partido constitucional fue fundado por el general Cáceres después de la guerra del Pacífico, el partido demócrata sirvió las ambiciones de Nicolás de Piérola, el partido liberal fue del  caudillo Augusto Durand, y el partido civilista representó los intereses de la oligarquía, representados por el presidente José Pardo.

 

Revues et caricatures au Pérou à la Belle Epoque

On se reportera à la version française sur la presse satirique au Pérou paru dans Figures, genres et stratégies de l’humour en Espagne et en Amérique latine (PUB, 2007), avec les contributions de Cecilia Moreano sur Felipe Pardo y Aliaga, de Ricardo Silva Santisteban sur Abraham Valdelomar et ses “contes chinois” et Isabelle Tauzin sur les revues La Caricatura, Monos y monadas, Fray K.Bezon … 

Extrait de l’article en espagnol sur la presse satirique péruvienne:

El contexto en que se inscribe el dibujo político resulta adverso. La libertad de prensa siempre está amenazada. Cambian los emblemas que acompañan a Fray K. Bezón: un ala, símbolo de libertad, reemplaza a la flecha para guiar al lector hacia la luz que se hunde en el océano y la noche. Las amenazas que pesan en la prensa se evocan en varios números de Fray K. Bezón y Fray Simplón. Esta última aparece en 1909 y tiene como blanco al ministro de Gobierno, representado ya como nuevo Atila (Fray Simplón, 10 set. 1909), ya como Papá Noel (Fray Simplón, 25 dic. 1909), ya como Nero (Fray Simplón, 29 ene. 1910). La imagen firmada por Chambon es un buen ejemplo de este enfoque. Diminuto, cabezón y con armadura anda a caballo y lleva un gran sable; tanto el corte de pelo como el bigote y la perilla recuerdan los tópicos sobre el jefe de los hunos. La cabalgadura como hipnotizada, con la palabra “gobierno” en la frente y enclenque como Rocinante, resulta tan ridícula como el jinete de mirada inexpresiva. El animal despedaza con toda tranquilidad letreros en los que se lee “Partido demócrata”, “Constitución”, “Partido liberal”, “Garantías”, “La Prensa” y “Prisiones”.
El mensaje ya explícito está reforzado por el título “Moderno Atila” y la leyenda en el marco inferior “Villanueva: –Donde mi caballo pone la planta, no crece la oposición” (2° sem. Setiembre 1909). El lector espectador se siente incómodo ante esa imagen como ante muchas otras demasiado directas de Fray Simplón. El exceso de signos reemplaza ahora la alusión y la representación se ha convertido en instrumento de propaganda. La meta ya no es “ridiculizar al adversario sino acabar con el enemigo” (Baridon y Guédron 2006: 229).

El destino de la caricatura y de los periódicos satíricos tropieza con la censura reforzada por ley en 1909 en el primer gobierno de Leguia. Fray K. Bezón desaparece en 1910 al comprometerse cada vez más en el debate político y distanciarse de su enfoque irónico, publicitando con fotos al candidato a la presidencia, Guillermo Billinghurst, y a los congresistas del mismo bando.

Article complet en espagnol ici.