Archives de catégorie : Littérature

Entre la Colombie et le Mexique – La palabra y el hombre

mde

Compte rendu de Carolina Sierra – Doctorante Ameriber  Université Bordeaux Montaigne

La Palabra y el Hombre rinde homenaje a Colombia en su número 47 – Universidad Veracruzana – México

La primera semana de abril, dentro del marco de actividades de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) 2019, organizada por la Universidad Veracruzana, se presentó el número 47 de la revista La Palabra y el Hombre. La revista mexicana se encuentra dividida en seis secciones: La palabra (11 artículos), Estado y sociedad (2 artículos), Dossier (3 artículos), Arte (2 artículos), Entre libros (5 artículos) y Miscelánea (2 artículos). El primero de ellos es de Michelle Vázquez, quien narra la curiosidad que despertó en ella, la vida de un joven escritor caleño, suicida, cuyas obras parecerían inexistentes en México. Una serie de eventos la lleva a descubrir la obra de Andrés Caicedo, comparándola con la de escritores mexicanos como José Agustín o Gustavo Sainz. La autora del artículo señala que, en cierto modo, Caicedo no cede a ‘la tentación marxista’ de la época, sino que se sumerge en un mundo donde su ciudad natal Cali, el sexo, y la droga son los principales componentes literarios de sus relatos. La obra del escritor colombiano pasa desapercibida incluso en su país, donde probablemente el macondismo ocupa un papel protagónico en el contexto literario del momento. Las circunstancias que llevan a Caicedo al suicidio son hasta la fecha motivo de especulación. Aunque, lo que si está claro es que el día en que Caicedo pone fin a sus días, habría recibido el primer ejemplar de su novela Qué viva la música (1977).

            Vázquez viaja hasta Colombia, donde conversa con Patricia Restrepo (pareja de Andrés Caicedo), quien le cuenta algunos detalles sobre la rutina y la rigurosidad con la que el escritor se enfrentaba a su quehacer literario. Desde su adolescencia, Caicedo encamina su talento hacia el teatro, y posteriormente lo hace hacia el cine y la literatura.  Su legado es notorio en su natal Cali, donde el escritor crea el Cine Club de Cali, y publica además la revista Ojo al cine (1974-1976). El número de lectores Caicedianos se multiplica casi siete años tras su muerte, cuando Sandro Romero Rey y Luis Ospina publican parte de la obra inédita del escritor colombiano, con la editorial Oveja Negra. Vázquez descubre que coincidentemente en 1972, Caicedo publica el relato El tiempo de la ciénaga en La Palabra y el Hombre, revista que hoy rinde homenaje al país sudamericano. La investigadora señala igualmente, que reconstruir la trayectoria de Caicedo no es una labor simple, ya que gran parte de la obra inédita del autor se ha perdido, o no ha llegado a su destino. Sin embargo, estos no han sido inconvenientes trascendentales para que el legado literario de Caicedo siga palpitando en Colombia,  en México, o en otros países, donde la obra del escritor caleño continúa cautivando lectores, incluso más allá de la capa de misterio y olvido que ensombreció a Caicedo por mucho tiempo.

En El Dorado de William Ospina, Cédric Jugé, sostiene que el principal interés del escritor colombiano en su novela Ursúa, es sumergirse en la historia del conquistador español Pedro de Ursúa, teniendo El Dorado como ‘perspectiva mítica’ (Cédric 2019, 11). A partir de esta hipótesis, Jugé aborda el mito colombiano, desde una perspectiva literaria, cultural e histórica, señalando la metamorfosis que El Dorado fue tomando paulatinamente según los cronistas de las Indias. William Ospina tampoco escapa al hechizo de este mito de gran trascendencia en el marco de la literatura hispanoamericana. Y, es precisamente mediante la metáfora, que Ospina, aborda otros aspectos culturales como la identidad y el mestizaje en Colombia. De este modo, la Historia, es el pretexto del que Ospina se vale, para darle una nueva lectura al mito: la valoración de la diversidad colombiana, y la búsqueda de una identidad que valore, y proyecte lo propio, evitando el reflejo falso de un espejo, en el que no hay lugar para ver y estimar la verdadera riqueza cultural que el mestizaje supone.

La creación poética de este número de La Palabra y el Hombre está a cargo de Bibiana Bernal, Catalina González Restrepo, y Jorge Valbuena. Por su parte, Bernal propone tres poemas cuya principal inspiración se encuentra sustancialmente en lo urbano, mientras González Restrepo aborda el contraste entre juventud/vejez y su relación con el cuerpo. Finalmente, Valbuena propone un poema que evoca la naturaleza, centrándose esencialmente en los fenómenos del agua, la lluvia y los relámpagos. Esta publicación incluye asimismo dos cuentos: Que conste en el acta de David Betancourt, y Fin del juego de José Hoyos. Cabe mencionar, además, la entrevista al escritor colombiano y profesor de la Universidad Veracruzana Marco Tulio Aguilera Garramuño. En ella, el escritor aborda aspectos que han marcado su vida profesional, su pasión por la literatura, el erotismo y el feminismo en su obra, y sus posturas críticas -que le han valido la enemistad con algunos coterráneos-. En la conversación se destaca también, la explicación que Aguilera Garramuño, da sobre el neologismo Frenáptero, el cual quiere decir “persona de mente alada” (Monanegi 2019, 16), y que se ha convertido en una suerte de seudónimo para el escritor colombiano.

Posteriormente, Leticia Mora Perdomo analiza la ‘poética del dolor en tres novelas colombianas publicadas en el siglo XXI: La ceiba de la memoria (Roberto Burgos Cantor), Los ejércitos (Evelio Rosero), y Tríptico de la infamia (Pablo Montoya). A lo largo de su análisis, Mora subraya el diálogo de estas novelas con temáticas de destrucción, de miedo o de muerte, dentro de contextos históricos y políticos recientes. Uno de ellos es la violencia ejercida al pueblo colombiano por parte de grupos al margen de la ley; crímenes, conflictos y desplazamientos forzados, tanto como el proceso de paz, hacen parte de esta selección literaria. Complementando este análisis, se da – y a modo de homenaje póstumo – la presentación que Roberto Burgos Cantor hizo en la Universidad de Nantes (2017), sobre las fuentes de inspiración de su novela La ceiba de la memoria. En ella, la historia de dos jesuitas Pedro Claver y Alonso Sandoval, es esencial para abordar el tema de la fuerza, el abuso de poder, y sobre todo la suerte de la doble vida que llevaban estos dos hombres, al querer ayudar a los africanos esclavizados ( Claver bautizándolos, confesándolos, etc, y Sandoval denunciando la temeridad de la trata negrera mediante su ensayo De instauranda aethiopum salute…), y por otra parte su deber con España, la beneficiada directa de la trata de africanos hacia América. Al final de la primera sección de la revista (La Palabra), se encuentra “El insomnio de la crítica” de Ángel Castaño Guzmán. Se trata de un ensayo donde se aborda la importancia de la crítica para la literatura. En él, Castaño aborda el ejemplo de Hernando Tellez y los tres volúmenes de Crítica Literaria. Castaño sostiene que el aporte de Tellez lo convirtió en una de las referencias intelectuales mas importante del siglo XX. Castaño Considera entre otras, la labor de un crítico como “un lector que escribe de sus lecturas” (Castaño Guzmán 2019, 37). En el artículo, el autor sostiene igualmente, que las revistas literarias de los años cincuenta en Colombia contribuyeron a suscitar debates frente al panorama político del momento.

En la segunda sección de la revista, Estado y sociedad, aparecen dos artículos, el primero de Vivian Camargo Cortés, y el segundo de José Bolívar. En el artículo de Camargo, se analiza el mito de El Dorado, desde una perspectiva histórica, centrada especialmente en una crónica americana escrita en el siglo XVI por Juan de Castellanos, en la ciudad de Tunja (ahora capital del departamento de Boyacá). En su obra Elegías de varones ilustres de Indias (1589), Castellanos registra el relato de un indígena cuyo testimonio califica a todas luces de inexacto, y falaz. Castellanos advierte la codicia de los conquistadores españoles quienes se dejaron deslumbrar por los testimonios de algunos indígenas. Camargo afirma que la búsqueda de El Dorado da lugar a la posibilidad de asentamiento español en Nueva Granada, dando paso a la colonización y a la construcción de ciudades. Desde otro ángulo, llega Sin tiempo para la memoria, un artículo, en el que José Bolívar hace una observación sobre lo sucedido con el documental No hubo tiempo para la tristeza (2013), producido por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y las salas de Cine Colombia. Tal parece que Cine Colombia se negó sin justificación alguna, a pasar el tráiler del documental en sus salas. El hecho fue repudiado públicamente por otros periodistas quienes lo tildaron como un nuevo acto de censura. Bolívar resalta la importancia y el deber que tienen los colombianos sobre la realidad de su país; puesto que en algunos casos se trata de “una ciudadanía que no quiere saber lo que ha pasado, y por eso no tiene dimensión de la guerra y sus impactos” (Bolívar 2019, 46). Por esta razón, una de las conclusiones a las que llega el autor, es continuar produciendo material sobre la memoria, utilizar fuentes como el documental del CNMH, para mostrarles a nuestros estudiantes y ciudadanos, una realidad que aún afecta ferozmente a Colombia.

En Dossier (tercera sección de la revista), encontramos 14 obras del artista Colombiano Felipe Cifuentes, seguidas por los análisis de Julio César Goyes Narváez Work in progress: la sátira plástica de Felipe Cifuentes, y América y la República Banana de Daniel Ferreira. Respecto a Arte (cuarta sección de la revista), Daniel García Roldán y Efrén Ortiz Domínguez evocan otros aspectos del país homenajeado; el primero, presenta un análisis en torno al origen de las piezas que componen el Museo de Oro, y ciertas historias de piezas que incluso han pasado de mano en mano, cuya obtención -en ciertos casos- se hizo mediante engaños, antes de que llegaran al poder del Banco de la República. Por ello, García Roldán, cuestiona el secretismo y recelo bajo el cual, dicho banco reserva los documentos de adquisición de las piezas y colecciones de las galerías. Por otra parte, Ortiz Domínguez, propone un estudio sobre el pintor francés Jean-Baptiste-Louis, barón de Gros, cuyas exploraciones por América, dejaron a su paso una serie de pinturas que plasman la hermosura del continente. El pintor arriba a Cartagena en 1839, con el fin de ir posteriormente a Bogotá con el Conde Myon, como acompañante. De este modo, y con cerca de cuarenta y seis años de edad, el barón de Gros visita los saltos del Tequendama, cascada natural ubicada Soacha, municipio cercano de la capital de Colombia. Allí, y desde diversas perspectivas – e intrépidas y arriesgadas maniobras- Gros explora nuevos senderos con el fin de admirar el encanto que se presenta ante sus ojos. De esta visita, Gros pinta 2 cuadros de los saltos del Tequendama, perpetuando de este modo, no solamente la belleza que ofrece la naturaleza de esta magnifica cascada, sino su visita a ese lugar emblemático, misterioso y mítico.

Entre Libros es la quinta sección de la revista. En ella, se encuentran breves reseñas sobre diversas publicaciones colombianas como: Formas de luz (El sentido de la melancolía), de Marco Tulio Aguimera Garramuño, El año del sol negro, de Daniel Ferreira, Virus tropical, de Powerpaola, Diccionario de colombianismos, de María Clara Henríquez Guarín y Nancy Rozo Melo (coords.) o BocArriba, de David Haro. Diversidad de géneros: novela, novela gráfica, diccionarios y trova, forman parte de esta sección de libros publicados entre 2015 y 2018. Finalmente, en la sección Miscelánea, Catherine Rendón Galvis y Raciel D. Martínez Gómez concluyen este número, con dos temas de trascendencia literaria en Colombia; el movimiento recientemente creado #ColombiaTieneEscritoras, y la relación del premio nobel Gabriel García Márquez con la UV en el contexto cinematográfico. Citando un par de referencias recientes (el año de Colombia en Francia -2017- , y la publicación acerca de 39 escritores menores de 40) Rendón Galvis sostiene que las escritoras, no tienen aún un papel lo suficientemente relevante dentro del marco literario colombiano. Lo anterior, tomando como ejemplo, que tanto en el homenaje rendido a la literatura colombiana en París, cuya participación era mayoritariamente de escritores (6 hombres frente a 2 mujeres), o Bogotá 39, donde la cuota femenina colombiana es nula. Rendón Galvis rinde tributo a algunas escritoras quien, como Adelaida Fernández Ochoa, retoma a Nay – uno de los personajes de “María” de Jorge Isaacs, y lo recrea dentro del marco de la trata negrera y la presencia africana en Colombia. En 2019 se lanzó por primera vez el premio Elisa Mújica, una condecoración especial que busca reconocer a las escritoras colombianas, y sobre todo hacer notar, que en Colombia hay una buena lista de escritoras, a las que definitivamente vale la pena leer.

Por su parte, Raciel D. Martínez, evoca la fundación del Cine Club de la UV en 1965. Dicho Cine Club contó con la presencia de guionistas reconocidos como Juan de la Cabada, o el director de Cine Alejandro Galindo. Poco a poco, el Cine Club de la UV fue consolidándose, y en 1979, teniendo como referencia los textos de García Márquez, la UV produjo María de mi corazón, La viuda de Montiel, y posteriormente El coronel no tiene quien le escriba en 1999. Martínez señala que el propio García Márquez y Jaime Humberto Hermosillo, redactaron el guion para María de mi corazón. Asimismo, Martínez subraya que son muy pocas las adaptaciones de las obras de García Márquez, que han logrado ajustarse con éxito al cine, por ello, y por la opinión del propio nobel colombiano, puede calificarse como acierto los proyectos cinematográficos que la UV hizo para el cine. Para concluir la publicación número 47 de La Palabra y el Hombre, se presenta al artista bogotano Santiago Rebolledo, radicado en México hace más de cuarenta años. Fundador de  Agru- pasión Entre Tierras,  y miembro fundador del Grupo Suma en San Carlos, la obra de Rebolledo ha sido expuesta en  el Museo de Arte Moderno (MAM), el Museo Tamayo,  Museo del Arzobispado, -entre otros-.Su obra ha estado presente en mas de 40 exposiciones, tanto en países americanos como europeos.

 La Palabra y el Hombre en su número 47, rinde un homenaje, diverso, y rico en componentes culturales, tanto como artísticos y literarios. De este modo, las diversas facetas de Colombia presentadas en esta publicación permiten que sus lectores tengan la posibilidad de descubrir, explorar y soñar una Colombia contemporánea, pero a la vez consciente de su pasado, con diversos matices que meritoriamente vale la pena explorar.

Carolina Sierra

diana-carolina.sierra-diaz[at]u-bordeaux-montaigne.fr

Université Bordeaux Montaigne – Julio 2019

Recientes letras migrantes

Viajes, exilios y migraciones: representaciones en la literatura latinoamericana del siglo XXI. Xalapa, Universidad Veracruzana, 2019. 448 pp. ISBN: 978-607-502-715-9

Compiladores : Efrén Ortiz Domínguez (Universidad Veracruzana) e Isabelle Tauzin-Castellanos (Université Bordeaux Montaigne).

 Reseña de Carlos Estela-Vilela (UNMSM-UBM)

“…el inmigrante aprende a circular en nuestra lengua y nuestras costumbres de vida, se adapta a nuestro universo material y simbólico. Tan diferente de nosotros, él es también quien nos reúne, pues su destino anticipa el nuestro.” –dice Certeau, resaltando la pertinencia de atender los fenómenos migratorios al momento de reflexionar nuestros flujos sociales. Esta cita de La toma de la palabra y otros escritos políticos que Efrén Ortiz reproduce en su artículo sobre Morabito, ayuda a entender el origen de Viajes, exilios y migraciones: representaciones en la literatura latinoamericana del siglo XXI. Esta publicación en formato e-book asequible aquí gracias al Fondo editorial de la Universidad Veracruzana,  es el resultado del congreso internacional de literatura latinoamericana contemporánea realizado a mediados de 2016 en la Universidad Bordeaux Montaigne que convocó numerosos investigadores americanos y europeos para pensar acerca de las representaciones sobre el viaje, el exilio, la migración hacia/desde/ en la literatura escrita en Latinoamérica durante los tres primeros lustros de este siglo. Desde luego, las inquietudes no solo giran en torno al imaginario que encontramos en estos textos, a las coincidencias o ausencias que nos permiten identificar tendencias, sensibilidades comunes, el foco se orienta también a los sujetos que enuncian, a desenmarañar las estrategias que emplean, reconocer sus voces y su lugar.

El libro se organiza según cuatro grandes ejes: en el primer eje las interrogaciones portan sobre  América como tierra receptora; en el segundo, la cuestión es la naturaleza de las migraciones internas; en tercer lugar, las preocupaciones se inclinan hacia las migraciones de americanos a Europa; por último, a manera de una reflexión abierta y sugerente invitación, la mirada se cierne sobre la condición de los nuevos sujetos nómades, una de las apuestas más interesantes para aprehender las transformaciones de las nociones de territorios o comunidades a la luz de las tecnologías de comunicación y las nuevas sensibilidades contemporáneas.

Algunos de los acercamientos más valiosos son proporcionados por el profesor Ortiz, de la Universidad Veracruzana, en torno a la nacionalidad tripartita de Fabio Morábito y su reflejo en poemas y ensayos. Un cruce entre El Cairo, Milán y México, produce una potente amalgama de significaciones acerca del origen, se trata de un habla nómada que, con toda su extrañeza, encuentra identificación del lado del lector quien puede reconocerse en tanto potencial migrante, él mismo. Continuer la lecture de Recientes letras migrantes

IX Congrès International des Péruvianistes

Mercredi 21, jeudi 22 et vendredi 23 novembre :  9e Congrès International des Péruvianistes à l’Université Bordeaux Montaigne, Equipe d’Accueil AMERIBER.

Coordination: Isabelle Tauzin-Castellanos

ProgrammeCongres-REV5

 Hommage à Bernard Lavallé. Centenaire de Manuel Gonzalez Prada. Site dédié : peruanista.org

Plus de 80 communications, conférences plénières et manifestations culturelles sur le Pérou colonial et républicain pendant 3 jours : José  Antonio Mazzotti (Etats-Unis), Carlos Contreras (Pérou), José de la Puente (Pérou), Hugo Pereyra Plasencia (Pérou), Ascension Martinez Riaza (Espagne), Roberto Reyes (Pérou), Rafael Sagredo Baeza (Chili),  Francisco Quiroz Chueca (Pérou), Carlos Garcia Bedoya (Pérou), Mabel Moraña (Etats-Unis), Christian Fernandez (Etats-Unis) … : histoire, histoire de l’art, littérature, ethnologie, sociologie et sciences politiques en débat.

Manifestations culturelles tout public avec des partenaires institutionnels:

  • Exposition photographique Mémoire du Pérou 1890-1950, à l’Espace Saint-Rémi
  • Cinéma :  Première du film L’inca Garcilaso de la Vega, le métis (en espagnol), à l’Institut Cervantès
  • Littérature :  Table ronde avec Santiago Roncagliolo et Grecia Caceres, à l’Institut Cervantès et avec E. Gonzalez Viaña à l’université Bordeaux Montaigne
  • Musique  Groupe Peru Inca à l’université Bordeaux Montaigne, en clôture le 23 novembre.

CRÓNICAS MESTIZAS. Revista de Critica Literaria Latinoamericana n° 86, 1er semestre 2018

Revista de Crítica Literaria Latinoamericana Nº 86, 2017. Vol. XLIII – Crónicas mestizas.

Reseña de  Nelson Gasca Guzmán (Doctorando  Ameriber,   Université Bordeaux Montaigne)

Comentaré la lectura de cuatro documentos de este número de la revista. De la sección monográfica “Crónicas mestizas” la introducción a cargo de Francisco Ramírez Santacruz y Héctor Costilla Martínez, y el artículo de Cristián Roa de la Carrera titulado “Narrativas de conciliación: subjetividad intercultural en la Historia de Tlaxcala de Diego Muñoz Camargo”. De la sección miscelánica el artículo de Juan Vitulli titulado “El predicador Andrés Ferrer de Valdecebro sueña con unicornios americanos”. Finalmente, de las reseñas he elegido “Una cultura de invernadero: trópico y civilización en Colombia (1808-1928)” de Vanesa Miseres sobre el trabajo de Felipe Martínez-Pinzón.

Introducción. De la América colonial: el discurso mestizo en contexto (pp. 9-16)

Francisco Ramírez Santacruz y Héctor Costilla Martínez

Los dos profesores de la Universidad de Puebla hacen un recorrido por los ocho artículos que conforman la sección monográfica “Crónicas mestizas”. Comienzan por ubicar cronológicamente el período que les concierne: el discurso mestizo entre la segunda mitad del siglo XVI y las primeras décadas del siglo XVII en los Virreinatos de Nueva España y Perú. Los tipos discursivos incluyen crónicas, relaciones, memoriales, diarios y comentarios cuyos autores, sujetos de condición “subalterna y transculturada”, funcionan como “intérpretes interculturales”. Entre los autores figuran el Inca Garcilaso de la Vega, Felipe Guaman Poma de Ayala y Fray Bernardino de Sahagún.

 El objetivo de estas reflexiones es “definir las aristas que envuelven el conflicto lingüístico que implica el tratar de cribar la alteridad negativa del pasado prehispánico y de transformarse desde el modelo impuesto, generando una expresión propia” (p. 10). Con tal propósito, los investigadores que colaboran en este número dan cuenta de los recursos estilísticos y los mecanismos retóricos más recurrentes en este tipo de discursos para con ello “intervenir la simbólica negativa del pasado mediante imágenes reinventadas, amplificadas o difuminadas” y redefinir el concepto mismo de “mestizo” en las formas textuales analizadas. El artículo que comentaré a continuación es fiel muestra de estos objetivos.

“Narrativas de conciliación: subjetividad intercultural en la Historia de Tlaxcala de Diego Muñoz Camargo” (pp. 67-87)

Cristián Roa de la Carrera

Roa de la Carrera desconfirma la noción de “crónica mestiza” (acuñada por Martín Lienhard en los años 80) como categoría textual para definir la Historia de Tlaxcala. Su argumentación se basa en que la categorización de “crónica mestiza” no tiene en cuenta las vacilaciones del autor, en este caso Muñoz Camargo, en cuanto a su posicionalidad, es decir su situación de ajenidad o pertenencia al lugar y al grupo que describe. Efectivamente, Muñoz Camargo está en constante movimiento entre su origen hispánico y sus raíces indígenas. Por ello, en lugar de “crónica mestiza” conviene utilizar la noción de “subjetividad intercultural” definida como “sentimientos, gustos y pensamientos de un individuo que aprende a funcionar en la cultura dominante al mismo tiempo que es capaz de asumir la identidad cultural del grupo sometido” (p. 68). Para Muñoz Camargo el cristianismo será el elemento cohesionador de una identidad mestiza tlaxcalteca. Mediante el cristianismo la idea de “Conquista” se transforma en “Conversión” y tanto españoles como tlaxcaltecas pasan a ser “los nuestros”, es decir los cristianos.

A pesar de la lucidez y pertinencia del artículo, tengo un reparo: ¿Puede describirse la Historia de Tlaxcala como una subjetividad intercultural? No considero que la “subjetividad intercultural” sea una categoría textual. En algún momento se evocan definiciones de otros investigadores como la “crónica criolla” o el “discurso transcultural” (p. 78). ¿Ha debido el investigador ir un paso más allá para nombrar una nueva categoría discursiva?

“El predicador Andrés Ferrer de Valdecebro sueña con unicornios americanos” (pp. 195-216)

Juan Vitulli

Este artículo analiza los imaginarios transatlánticos y la identidad criolla en las obras El orador católico, atento y advertido. Aviso y persuasión a los neothericos oradores y Gobierno general, moral y político hallado en las fieras y animales silvestres del predicador dominico español Andrés Ferrer de Valdecebro, quien habitó durante una década (hacia 1650) en Puebla, Virreinato de la Nueva España. Vitulli propone que el discurso criollo en estas obras es el producto de una polifonía en permanente proceso de configuración, y que su autor, un “sujeto en tránsito”, participa del carácter heterogéneo y contradictorio de tal discurso, justamente debido a su movilidad entre el Viejo y el Nuevo Mundo. Estas características se aplican también a los individuos criollos, definidos a partir de miradas como la de Valdecebro, quien a la hora de caracterizar los Virreinatos de la Nueva España y del Perú, opta por la figura del unicornio, “fiera de tan extrañas partes compuesta y formada”. Este proceso es reivindicatorio tanto de la cultura como de la grandeza de América.

“Una cultura de invernadero: trópico y civilización en Colombia (1808-1928)” (pp. 391-395)

Vanesa Miseres sobre el trabajo de Felipe Martínez-Pinzón

La reseña aborda la obra de Martínez-Pinzón, editada en 2016, centrada en el imaginario americano del territorio colombiano en los casos de Francisco José de Caldas, José María Samper, José Asunción Silva, Rafael Reyes y José Eustasio Rivera. Martínez-Pinzón propone el término “mirada invernacular” para analizar los proyectos territoriales en el siglo XIX (Caldas, Samper y Reyes) y sus contraposiciones poéticas (Silva y Rivera). La “mirada invernacular” corresponde al “deseo de la élite colombiana por “dominar” y “habitar” el trópico desde una distancia (como detrás de un vidrio de invernáculo) que lo proteja de cualquier contacto o contaminación” (p. 393). Es interesante resaltar la relación que propone el autor entre clima y violencia (a falta de estaciones, de cambios climáticos, la violencia y la destrucción operan como actores de cambio) así como la reflexión sobre el reciente acuerdo de paz en Colombia (2016) a la luz de la “mirada de invernadero”.

A modo de conclusión

Los artículos aquí  comentado de la Revista de Crítica Literaria Latinoamericana siguen una línea semejante en cuanto diluyen las categorías tradicionales, muchas veces anquilosadas, a la hora de definir los discursos, otorgándoles movimiento, variedad y profundidad a partir del uso de los imaginarios y de la subjetividad. Esta tendencia sólo puede ser benéfica para los estudios de procesos tan ricos y complejos como la Conquista, la Colonia, la evangelización, el mestizaje y el criollismo.

Enlace hacia RCLL

Enlace hacia el sumario

La peine capitale: un polar en poche de Santiago Roncagliolo

  Entre le Mondial de 78 et le Plan Condor : une recette qui invite à savourer le nouveau roman péruvien

Isabelle.Tauzin@u-bordeaux-montaigne.fr

 Santiago Roncagliolo et l’héritage de Mario Vargas Llosa

La peine capitale du Péruvien Santiago Roncagliolo est un roman qui tient le lecteur en haleine de bout en bout, grâce à une organisation de l’intrigue policière tout à fait remarquable. L’auteur s’était fait connaître par un premier thriller, Avril rouge, qui lui a valu le prestigieux Prix Alfaguara en 2006. Depuis dix ans, Roncagliolo n’a cessé  de démontrer son talent en renouvelant constamment le roman latino-américain. En 2009, il imagine l’apprentissage d’un écrivain qui vivote en rédigeant les mémoires d’une milliardaire dominicaine et en recevant les conseils désabusés d’écrivains  comme Mario Vargas Llosa. Mais Santiago Roncagliolo outrepasse l’inventivité du Nobel de littérature lorsqu’il ressuscite l’enfant chéri de la poésie espagnole, Federico García Lorca, et explore la piste des amours d’un écrivain uruguayen et du poète andalou au moment du voyage à Buenos Aires de Lorca dans les années 30  (El amante uruguayo).

Le retour de Chacaltana

Avec La peine capitale, qui paraît aujourd’hui en traduction française,  l’écrivain péruvien renoue avec le thriller et avec son personnage fétiche, Chacaltana. Le défi est majeur car il ne s’agit pas d’écrire la suite des aventures de l’employé aux écritures, mais de lui inventer un passé, en cohérence avec la biographie mise au jour dans Avril rouge, le parricide commis par le héros dans son enfance pour sauver une mère adorée et violentée.

Roncagliolo remonte le temps à la fin des années 70, à juin 78, au moment où le continent sud-américain est pressuré par des militaires ignares capables de confondre le cubisme avec le régime cubain. Le cynisme et la perte du sens moral sous-tendent le récit romanesque qui promène le lecteur dans tous les arrondissements de Lima sur les traces du héros, du quartier chinois du centre -ville au district bohème de Barranco, au bord de l’océan Pacifique.

Félix Chacaltana débute dans le métier d’archiviste au Palais de justice, un énorme bâtiment de style néoclassique censé symboliser le droit et l’équité. Les tâches du jeune employé sont routinières et ennuyeuses au possible mais pas pour notre médiocre héros plein de zèle. Félix s’entête à retrouver l’origine d’un procès-verbal incomplet qui a atterri sur son bureau et semble traiter d’une “infraction migratoire mineure”. Comme dans Avril rouge, ce détail “mineur” est le fil rouge et en même temps l’empreinte invisible qu’il s’agit de repérer pour sortir du labyrinthe des archives dont Chacaltana est le seul à apprécier les trésors, à l’instar des bibliothécaires insatiables de Jorge Luis Borges et Umberto Eco.

L’aveuglante passion du football

Félix Chacaltana est l’archétype de l’idiot utile, obsédé par tout ordonner alors que son supérieur hiérarchique, une caricature de bureaucrate ventripotent,  l’incite à modérer ses velléités de rangement pour prendre le temps de regarder les matchs du Mondial en compagnie des  prisonniers qui attendent d’être jugés. Le Pérou est alors sous le charme de ses joueurs issus des milieux les plus populaires. L’intrigue progresse au rythme des matchs de football – panem et circenses– qui accaparent l’attention de tous, sauf des rares grincheux qui ne s’intéressent pas au “sport national”.  Le talent de Roncagliolo se trouve tout entier dans les péripéties de l’investigation sur les meurtres qui s’enchaînent au fur et à mesure que se succèdent les matchs.

L’équipe du Pérou est d’abord confrontée à l’Écosse; tout le pays retient son souffle. Dans un silence de cathédrale, le lecteur suit une autre course effrénée, celle d’un inconnu traqué dans le dédale des ruelles et portant un ballot qui émet un vagissement. L’homme est abattu à l’instant précis où tout le pays n’a d’yeux que pour le petit écran et applaudit le but historique de Cubillas,  qui inflige la “peine capitale” restée dans les annales du football mondial. L’Écosse est éliminée et le meurtre commis sans témoin, sauf l’enfant lumière, réminiscence du Shining de  Stephen King et Stanley Kubrick, inventeurs du personnage du père psychopathe, paré du masque de la normalité familiale.

Une nouvelle version du roman de la dictature

Chacaltana découvre le cadavre de son partenaire aux échecs puis fait la connaissance du père de celui-ci, un Espagnol exilé au Pérou depuis la fin de la guerre civile. L’appartement de Joaquin Calvo a été saccagé sans que les objets de valeur ne soient volés. Le mystère s’épaissit; la thèse du crime politique paraît renforcée par la découverte de tracts des partis clandestins  dans le contexte électoral que connaît le Pérou en 1978 au sortir d’une dictature militaire qui a duré dix ans. Le culte du ballon rond est à son zénith ; l’horreur ne va cesser de grandir comme par un effet de symétrie. Les spectateurs hurlent ou pleurent  dans la frénésie des matchs tandis les crimes et les arrestations arbitraires se déroulent dans l’indifférence absolue. Roncagliolo reconstruit ainsi l’Amérique latine de la fin des années 70, le temps de l’alliance des généraux du Cône Sud et du Plan Condor, qui permet d’éliminer les opposants par des sauts de puce entre les aéroports militaires aux frontières du Pérou, de la Bolivie et de l’Argentine, malgré la solidarité internationale et les précautions infinies. La descente aux enfers commence à Lima et conduira Félix en mission secrète jusqu’à Buenos Aires et l’École Supérieure de mécanique de la Marine où il observe toutes les formes de torture et de crimes contre  l’humanité au moment précis où le Pérou est battu par l’Argentine dans le stade de Buenos Aires, un match déshonorant qui annonce toutes les fraudes à venir. Le message politique est pessimiste et, quoiqu’écrit voilà deux ans en espagnol, d’une singulière actualité pour le Pérou placé  dans l’étau d’une campagne électorale qui s’achèvera dans les prochains mois: “De toute façon, les gouvernements changent pour que tout  reste pareil. Et s’il se produit la possibilité d’un changement réel, ils feront un autre coup d’État et tout recommencera”.

Finalement, La peine capitale est un roman à suspense, un roman politique, un roman satirique et un entrelacement d’histoires familiales et de démons endormis. Entraîné dans la course folle de l’enquête, au terme d’un jeu de piste qui ramène sur le lieu du crime, le lecteur  contemple le puzzle que Roncagliolo a imaginé. L’Histoire apparaît comme une éternelle répétition peuplée de figures mythiques. Le héros républicain Miralles relégué dans un hospice de Dijon par le romancier espagnol Javier Cercas, est réincarné dans le Pérou des années 70 et risque sa vie pour les droits de l’homme, un parcours de résistant que rejoint l’itinéraire de Santiago Roncagliolo, jeune journaliste, indigné contre les crimes impunis et l’ère de la corruption politique.

Sur/de Santiago Roncagliogo  on lira aussi

dans Prisons d’Amérique latine,  Presses Universitaires de Bordeaux, 2009, deux articles : “Los perros de Deng Xiao Ping” p. 30-50 et sur  La cuarta espada :  “Las cárceles peruanas y su ficcionnalización : una imagen del Perú contemporáneo” p. 135-170.

dans L’Amérique latine écartelée : pouvoir et violence à l’épreuve de la fiction, Paris, Puf, 2012,   “Les chemins de traverse de la violence”, p. 42-111.

et l’article “Teseo en Ayacucho : Abril rojo, más allá de la novela policiaca” en ligne :   Pacarina del Sur, año 5, núm. 21, octubre-diciembre, 2014. ISSN: 2007-2309.