Archives de catégorie : XIXe siècle

LOS ROMÁNTICOS PERUANOS Y PARÍS: LUIS BENJAMÍN CISNEROS, PEDRO PAZ SOLDÁN Y UNÁNUE, RICARDO PALMA

Autora: Isabelle Tauzin-Castellanos Université Bordeaux Montaigne Texto  publicado en 1998 en francés  en  París y el mundo ibérico e iberoamericano, Paris,  Université Paris X Nanterre, págs. 231-242.

Traducción 2020

Los recuerdos de Ricardo Palma:

De 1848 a 1860 se desarrolló en el Perú la filoxera literaria, o sea pasión febril por la literatura.     [ … ] Nosotros, los de la nueva generación, arrastrados por lo novedoso del libérrimo romanticismo, en boga a la sazón, desdeñábamos todo lo que a clasicismo apestara, y nos dábamos un hartazgo de Hugo y Byron, Espronceda, García Tassara y Enrique Gil[1]

ponen en tela de juicio los tópicos de la historia literaria peruana que sitúan mucho más tarde al movimiento romántico [2] y que ubican al realismo después de la Guerra del Pacífico. Un denominador común reúne a los miembros de esta generación: en los años 1860 efectúan un viaje a París. ¿Se trata de algo simplemente anecdótico? ¿Fue una etapa que repercutió en sus obras? ¿Impulsó el romanticismo o más bien abrió otras perspectivas? ¿Qué significó descubrir París? Para saberlo, intentaremos seguir los pasos de tres escritores peruanos del siglo XIX: Luis Benjamín Cisneros, que vivió doce años en Francia, Juan de Arona y Ricardo Palma que permanecieron menos tiempo.

I. Luis Benjamín Cisneros: de la revolución al reformismo

 

Luis Benjamín Cisneros fue el arquetipo del joven rebelde. Para premiar su compromiso político[3], Ramón Castilla, Presidente de la República lo integró, cuando sólo tenía dieciocho años, a la carrera diplomática. El cambio de rumbo del gobierno, que se convirtió en conservador, y unos amores desafortunados[4] llevaron al joven escritor a que abandonara al Perú. En enero de 1860, con veintidós años cumplidos, Cisneros llega a París. Durante largos años va a mantener una correspondencia con un amigo muy cercano, el médico José Casimiro Ulloa, y es gracias a estas cartas parcialmente  publicadas que podemos conocer sus vivencias parisinas[5].

En la primera carta a Casimiro Ulloa, la expresión de los sentimientos es preponderante: Cisneros siente una profunda tristeza en medio de una ciudad desconocida.  Echa de menos al amigo que está lejos. Desamparado consagra “interminables horas a la meditación [6]”, fórmula típicamente romántica. París le  produce un cambio de personalidad sometido como está a “tantas tentaciones” obligándolo a transformar “sus costumbres y carácter” para vivir en la “austeridad” y restringir sus gastos. Por suerte, termina adaptándose a su nueva vida y puede sobrellevar  la soledad con el trabajo.

En las primeras impresiones París aparece como la capital del saber. Al mejorar su dominio del francés, Benjamín Cisneros se alegra de asistir a los cursos dictados en el Colegio de Francia y en la Sorbona. Todos los días acude no sólo a las clases  de filosofía e historia que le recomendó su amigo sino que también se enriquece en otros dominios, sobre todo en derecho y literatura. En más de un momento se deja llevar por el entusiasmo: “Yo asisto a todas las conferencias como si fuera a una fiesta. Los primeros días estaba encantado en un nuevo mundo”.

Se puede tener la impresión que en París la cultura está al alcance de todos. Pero la cultura a la que accede Cisneros, sin ponerla en tela de juicio, es la cultura oficial, o académica. La literatura está a cargo del crítico universitario Saint-Marc Girardin que “azota la literatura de su época, presentando a los románticos como perniciosos materialistas »[7] y sobre todo confunde la ética con la estética. Para Saint-Marc Girardin, la moral ha de tener un papel preponderante en la creación literaria. Ese enfoque es el que Cisneros va a imponer en su primera novela, Julia o escenas de la vida en Lima [8]. Todo lo que tiene que ver con las novedades literarias y con la eclosión de una nueva escuela poética es altivamente ignorado por la Sorbona y no halla eco en las cartas de Cisneros. Los autores que descubre en París son los poetas grecorromanos y los santos varones de la Iglesia[9]. Estas dudas metafísicas quedan momentáneamente de lado cuando llega a París José Gálvez, líder de los liberales peruanos y objeto de la admiración de Cisneros desde la adolescencia. La religión impregnará luego su poesía, singularizándolo en medio de una generación anticlerical.

Al cabo de un año, la capital de Francia es celebrada como “el centro del amor a la ciencia a al trabajo »[10] y nuestro autor parece haber superado las penas de amor gracias a su devoción por el estudio, “ese amor que nunca antes se había desarrollado tanto en mí”. Como contraparte a este acceso a la cultura y su integración a la vida parisina, Cisneros censura la cultura en el Perú: “son muy grandes la ignorancia, la negligencia, la pobreza de ciencia y la insolente presunción con que nos educamos y vivimos en el Perú »[11].

París, capital del saber, aparece también como el lugar donde es factible imprimir una obra literaria ya que siete meses después de llegar,  Cisneros está por publicar su primera novela, lo que significa un gran salto ya que en Lima, ni siquiera la obra que le había valido los favores del Presidente Castilla había llegado a ser editada.

Julia ve la luz en marzo de 1861 y Cisneros envía varios ejemplares al Perú. Entre las consecuencias negativas de esa edición francesa está el  que la novela  fue poco leída y no  tuvo el papel protagónico que le correspondía. Sólo después de ser publicada en el Perú en 1886, se valoró Julia, y la narrativa se desarrolló en los 80 especialmente gracias a las escritoras Mercedes Cabello de Carbonera, Teresa González de Fanning y Clorinda Matto de Turner. 

Una vez disipada la legítima satisfacción de verse publicado, el silencio de sus amigos lo mueve a dudar de su porvenir literario. Sumido en la incertidumbre, decide reanudar la carrera diplomática, por lo que acepta un puesto como encargado de negocios en El Havre, el puerto francés de donde salen muchos vapores a América y adonde llegan los cargamentos de guano. Dos años más tarde, confía al mismo editor parisino su segunda novela “Edgardo”, que aparece en 1864. Su estadía en la capital de Francia le permite, como a tantos otros escritores, adquirir una estatura y una legitimidad como escritor. Sin embargo, su situación financiera dista mucho de la prosperidad en la que viven los autores de novelas folletinescas franceses. En una carta a Casimiro Ulloa fechada 1 de abril de  1864, Cisneros se lamenta de las magras ganancias recibidas por sus novelas:

Rosa y Bouret aflojaron al fin, pero poco, trescientos francos. Es cierto que si trabajo bastante, tendré más, pues me lo han ofrecido. Te mandaré veinte ejemplares para que me los hagas vender [12].

Cuando publica Edgardo,  Cisneros ya no es el joven extranjero que acababa de llegar a Francia y dedicaba todo su tiempo a los estudios. Ahora ha llegado a integrarse a la vida europea y su correspondencia refleja su interés por la política. Observa los proyectos franceses de expansión colonial y la gran tensión que existe entre los estados europeos, tan imperfectos como las repúblicas hispanoamericanas. Triste, termina por expresar su desilusión: “hay un error fundamental en todas nuestras creencias políticas. El mundo no es tan civilizado como pensamos »[13]. Como espectador de la intervención francesa en México, Cisneros se entrevista con José Gálvez que defiende los intereses de Benito Juárez, y está seguro de que aquella invasión sólo es un comienzo:

Necesario es ser muy optimista para creer que la intervención que hoy se lleva a México no se extenderá a un país rico y codiciado como el Perú. La idea existe. España la alimenta. Francia la acaricia y medita en el partido que puede sacar. […] Un poco más de carbón en las máquinas de vapor, y la intervención dará la vuelta al Cabo de Hornos [14].

Alejado de Lima, nuestro autor ha terminado por perder su fervor revolucionario, el pragmatismo y la amargura han remplazado a la virulencia y el compromiso juvenil. Después de haber sentido el tedio y la soledad en El Havre, no tiene escrúpulos al volver al París de las recepciones imperiales  donde llevado por algo que califica de “deseo artístico” termina por asistir a uno de esos bailes de gala que ofrece el emperador Napoleón III en el palacio de las Tullerías. Mejor informado de lo que ocurre en París que de los sucesos del Perú, comenta la oposición que empieza a nacer en las aldeas francesas contra el emperador, considerado como culpable del debilitamiento del poder terrenal del Papa. Como buen católico, Cisneros prefiere dejar en silencio algunos aspectos de este tema candente.

A partir de 1864, las cartas se centran en la agresión española contra el Perú. El aislamiento, el sentimiento de ser incomprendidos prevalecen en un primer momento [15]. Luego se forja la unidad entre los peruanos instalados en París, cuando el coronel M.I. Prado toma el poder en Lima y declara la guerra a España: “Aquí todo el mundo aplaude a las reformas de la dictadura” (Obras completas, t. 2, 1939, 436).  Cisneros participa como mediador en Madrid, pero en vano. La victoria del 2 de mayo de 1866 es celebrada con alegría; el escritor expresa su felicidad de patriota ante la derrota del expansionismo europeo:

Acabamos de ganar un noventa por ciento en la consideración de la Europa. Ya saben las que se llaman grandes potencias que están unidos todos los países de la América española y que sabemos y podemos defendernos. El 2 de mayo, puede, en mi concepto, marcar una nueva era de consideración exterior y de regeneración interior [16].

Confiando en el porvenir del Perú, Cisneros va a dedicarse de ahora en adelante al consulado en El Havre, un puesto imprescindible por el comercio del guano y del salitre. Cisneros se aleja definitivamente  de Francia en 1872; el diplomático y el hombre de negocios han terminado por desplazar al poeta. El presidente Manuel Pardo le nombra inspector de instrucción; en los mismos años 70, pasa a ser gerente del Banco de Lima y participa en la administración del salitre en vísperas de la guerra del Pacífico.

¿Qué influencia tuvo aquella larga estadía en París en la obra literaria de Cisneros? Vamos a intentar ubicarla comparando sus dos novelas publicadas, una a unos meses de su llegada, Julia y la otra, Edgardo, tres años más tarde. La vida parisina no parece haber tenido un efecto positivo en la creación del autor. En Julia, redactada sobre todo en el Perú, las pocas referencias a París probablemente fueron agregadas durante el último período de la redacción. El personaje central, joven abogado de escasa fortuna que estudió durante tres años en París, presenta muchas similitudes con el autor. Siente una gran admiración por Lamartine y evoca un cuadro de Rafael que lo embelesa en la capital francesa. Son detalles nimios, pero, tres años más tarde, en Edgardo, las referencias directas a París han desaparecido y el héroe tiene toda una cultura literaria hispánica y romántica:

Edgardo leyó o para decir mejor, recorrió lo que leen todas las almas jóvenes de su generación. Las robustas estrofas y las bellas fantasías  de Espronceda, las románticas leyendas de Zorrilla, desaliñado pero simpático trovador de dos mundos, las páginas coloridas y por instantes dulcísimas de la América poética, ramillete formado con las primeras y más bellas flores de un mundo virgen; las armonías sentimentales y sublimes de los poetas franceses modernos, en cuya lengua procuraba iniciarse pasaron por su espíritu [17].

Además, en Julia, el narrador se dedica a condenar los vicios que paralizan a la sociedad limeña: el contrabando, los juegos de azar, el lujo son denunciados y Lima aparece como una ciudad rica, devorada por la corrupción de los limeños. Estas críticas corresponden con el compromiso político de Cisneros; apunta en 1858: “Escribiré  algo proclamando una candidatura sin partido activo, sin reuniones asalariadas y turbulentas, pacíficas, tolerantes y de los hombres de bien[18]”, aunque bajan de un tono en la segunda novela.

Vista desde lejos, Lima ya no es una capital opulenta sino una ciudad donde campea la miseria: la pobreza está omnipresente en Edgardo, pobreza de los personajes y miseria de la ciudad, cuyas calles no tienen nombre y en la que desfila gente pobremente vestida. Deslumbrado por el fasto y las recepciones del emperador francés, Cisneros va olvidando los encantos de su ciudad y se abstiene de describirla. La poetización del paisaje, tan frecuente en la escritura romántica, está ausente en Edgardo.

En los capítulos finales aparece una orientación política, acorde con la evolución política del autor: Edgardo es un joven obsesionado con la salvación del Perú: “la patria era su religión[19]” de tal modo que muere como víctima inútil y anónima en la lucha de 1854, entre los generales Castilla y Echenique. El idealista Cisneros se ha convertido en un reformista cuyas ideas coinciden en adelante con el ideario civilista: 

Edgardo le habló de […] propios y vastos proyectos sobre la educación intelectual de la clase india y sobre la creación de poderosos centros de industria en el Perú [20].

No hay nada que esperar de una revolución en el Perú. Este mensaje político adquiere tanta importancia que se impone a toda dimensión estética: el trabajo estilístico puesto en obra en Julia, que resulta tan fecundo ha sido abandonado, la escritura de Edgardo es particularmente llana, sin duda el precio que tuvo que pagar por el alejamiento del país y la ruptura lingüística prolongada. En París, en medio del mundo de los negocios, Cisneros ha dejado de ser un romántico idealista para convertirse en un hombre práctico, aunque seguirá escribiendo poemas.

 

2. Juan de Arona: un espíritu abierto al mundo

 

La experiencia parisina de Cisneros es única. Tiene muy pocos puntos en común con la estadía que efectúa en la misma época (diciembre 1859 – junio 1861) uno de sus compatriotas, Pedro Paz Soldán y Unánue, más conocido como Juan de Arona. Tiene justo veinte años cuando va a Francia para reunirse con su hermano. Forma parte de una rica e ilustre familia de hacendados, pero no cuenta con el prestigio literario de Cisneros aunque ha publicado algunos poemas en los periódicos de Lima. Después de su estadía en Europa se consagra a la literatura. Sus experiencias en París son descritas en sus memorias [21] editadas tardíamente en la prensa de Lima. Se trata pues de un testimonio retrospectivo, que se dirige a un vasto público y que va a servirnos como fuente, un testimonio como el de Cisneros, parcial pero instructivo.

Arona ofrece a sus lectores informaciones precisas, indica en qué lugares vivió, no en el Barrio Latino, como Cisneros, sino en Faubourg Poissonniere, un barrio en plena transformación por las obras del prefecto Haussmann. Arona se aleja así de la vida estudiantil para acercarse más a la ciudad, que para él es una mezcla de modernidad y de insalubridad. “Hay en París muchas calles angostas desaseadas, solitarias y sin acera, siendo lo más brillante los Bulevares, inmensas calles llenas de gente, de carruajes, de animación y de alegría » [22]. Los parisinos son descritos de manera ambivalente, al mismo tiempo avaros [23] e hipócritas [24], activos y eficientes [25], pero también víctimas de la civilización:

Mas por tanto estudiar la comodidad del hombre, esta civilización acaba por privarlo de todas sus facultades, convirtiéndolo en autómata que lo espera todo de la mecánica. Si hace un viaje, lo encaja en un coche como un fardo numerado y registrado [26].

Estas características aparecen en oposición natural a la de los limeños generosos, francos e indolentes…  Arona aprecia sobre todo la eficacia de los servicios [27]. Gran censor del Perú, escribirá más tarde un soneto intitulado “Pierde al Perú la pereza”.

A la edad de veinte años, Arona fue enviado a París para cultivarse y, en efecto, enumera las enseñanzas que recibe, en la Sorbona y en el Colegio de Francia. Es víctima de la misma fiebre estudiosa que Cisneros: “Por dos años permanezco en París, y en ellos se desarrolla en mí un extraordinario ardor por aprender »[28]. Sin embargo, tiene una mirada crítica que le permite observar que sus grandes maestros “al pronunciar por casualidad [el nombre de Lamartine] parecen estar haciendo una reverencia »[29].  El modelo no es para Arona un profesor de literatura, como en el caso de Cisneros, sino Geoffroy Saint-Hilaire, un naturalista al que no pudo conocer ya que murió en 1844, pero que dejó su impronta en el museo de historia natural de París. Al mismo tiempo, Paz Soldán es muy sensible a la presencia de la naturaleza en la ciudad, un tema ausente de las cartas de Cisneros. Arona sabe apreciar el más mínimo indicio de vida en el espacio urbano;  un arbusto desconocido en el Perú, aparece descrito con encanto:  

Las rojas bayas del acebo (houx) comenzaban a resaltar entre las puntiagudas y amarfiladas hojas de eses interesante arbusto de los Campos Elíseos [30].

Al mismo tiempo, Arona se complace al oír en su ventana el canto de aves y opone aquella felicidad campestre y ordenada a una imagen negativa del espacio americano, sobre todo el de Lima:

En la Virgen América no se goza de la naturaleza sino corriendo el albur de los ladrones, los mosquitos y otras plagas en medio de los despoblados. Parece que una de las condiciones de la civilización fuera el hermanarse con la naturaleza. En los centros populares de París y de Londres, por ejemplo, es más fácil vivir entre árboles y pájaros, que en los mismos arrabales de Lima que no participan del campo sino porque participan de los muladares [31].

Mientras que para Cisneros el tiempo parece transcurrir sin sobresaltos, para Juan de Arona es fundamental sentir y apreciar  el cambio de estaciones ya que piensa que es la clave de la escritura poética europea, una escritura que no está determinada por la exageración ni por imágenes idealizadoras, sino simple y llanamente  por la imitación de la realidad:

[Ante el invierno] se comprende de que no eran exagerados ni inverosímiles o puramente poéticas las descripciones que leímos en América, de poetas y novelistas europeos, y sobre las cuales se echan como galgos los nuestros, creyendo que ésa es la poesía cuando no es más que la verdad […] Estos son los cuadros que fecundan la imaginación de los poetas y moralistas del Sena [32].

 

Esta lección de realismo es aplicada al pie de la letra por Juan de Arona en su primera compilación de poemas. A pesar del título eminentemente romántico, Ruinas, el joven autor incluye un extenso poema que tiene como tema un viaje a caballo a través del desierto, teóricamente a-poético que separa Lima de Lurín. Juan de Arona,  atento al más mínimo detalle, sigue los pasos de Andrés Bello, justo cuando en París se imponen los Realistas y los Parnasianos, convirtiéndose así en el cantor de los mínimos detalles de la  naturaleza de la costa peruana.

Por ser un hombre abierto a la luz del mundo no vive recluido en una habitación ni se deja desbordar por el estudio; acude tres veces por semana a un gimnasio donde se inicia a la nueva moda del deporte. No se trata de un hombre frívolo sino de un hombre impulsado por la curiosidad. Para él, París es también el templo de los libros ya que descubre en la capital el placer de buscar obras en numerosas librerías. Esta riqueza que no existe en Lima hace de él un bibliófilo:

La bibliofilia, placer desconocido para mí hasta entonces que leía, mas sin hacer caso del libro, viene asimismo a ofrecerme sus absorbentes encantos […] Emprendo verdaderas excursiones por las librerías de los bulevares, por las de los Pasajes, por las del Barrio Latino, por las de los Quais o malecones a lo largo del Sena, y hasta por los remates públicos de libros [33].

Juan de Arona cultiva muchas amistades en París, viaja a España con el general boliviano Belzú y es presentado por el historiador chileno Vicuña Mackenna a varias notabilidades. Conoce a un miembro del Institut que se interesa por su abuelo Hipólito Unánue y habla de poesía con José Echegaray, de paso como ingeniero en París, frecuenta igualmente a un primo de Fernán Caballero, a quien va a citar repetidamente en su Diccionario de Peruanismos. Para Juan de Arona, la capital de Francia es un lugar para conocer a otras personas, contrariamente a Cisneros, no se limita sólo a un círculo de compatriotas y se interesa muy poco por la política francesa.

 Si, como Cisneros, Juan de Arona no llega a evocar de manera precisa las nuevas orientaciones de la poesía o de la prosa francesa, en cambio frecuenta asiduamente los teatros parisinos, donde puede asistir a la representación de las obras de Dumas Hijo (Le demi-monde, Le fils naturel, Un pere prodigue) y ver con deleite en los teatros Odeón y Comedia Francesa, los grandes clásicos; hace también el elogio de Scribe y del teatro del Imperio, aunque condena el teatro de las Variedades  por su frivolidad. Esta experiencia teatral no hará  de Juan de Arona un dramaturgo pero sí un crítico de teatro severo que animará una escrupulosa crónica de espectáculos en los años 1890.

Como el autor de Julia, Juan de Arona aprovecha su estadía en París para publicar una primera antología poética de cuatrocientas páginas que reúne textos escritos desde 1853. En este momento toma sus distancias frente a los románticos franceses en un arte poético que tiene como fecha agosto de 1860, llamado “Independencia”:

Horacio, Juvenal, Boileau, Racine / Y también Víctor Hugo y Lamartine/ Yo os tributo homenaje,/ Yo me deleito en los escritos vuestros […]/aunque en el ansia de igualaros hiervo/ Mi independencia y libertad conservo/Prefiriendo un desbarro/A caminar abyecto como un siervo/ Atado a vuestro carro [34]

En “Los poetas”, fustiga a la poesía reducida a la mera expresión de los sentimientos: “Ya no hay poesía /donde no halle las vulgares frases: Mi melancolía,/ Mis lágrimas /mis incurables penas »[35] .

 

Estas declaraciones se oponen frontalmente al juicio expresado por un crítico peruano que veía en Juan de Arona al “símbolo o síntesis de un romanticismo integral »[36].  En nuestra opinión, la experiencia parisina aleja al joven Juan de Arona de los esquemas literarios que estaban en boga en Lima para hacerlo volver a los grandes clásicos. Por eso, va a dedicar gran parte de su obra a la traducción de Lucrecio y Virgilio. Impregnado también por la poesía del Siglo de Oro, va a darnos una imagen de su tierra natal llena de la serenidad de Fray Luis de León y Góngora[37] le servirá de modelo cuando a la manera del náufrago de las Soledades evoque las maravillas secretas de la naturaleza, entre Lima y el oasis de Lurín :

¡Cuánto allí que halagara el apetito! /La blanca leche allí no adulterada,/ el blanco queso que en delgadas hebras/ en su dormida superficie nada!/de pescar acabado/ a mar sabiendo aun fresco pescado/ el ají  y el tomate/ émulos del carbunclo y del granate [38]

La consecuencia final de la estadía en París de Juan de Arona,  impactado para siempre por la rica experiencia que adquirió, fue la de modificar la imagen del Perú, de Lima y los limeños al punto de convertirle de ahora en adelante en un misántropo que fustiga sin piedad a la sociedad, incluyendo en su acerva crítica a los poetas de su generación:

Y ¡Oh aquellos dichosos que aun te miran/ y que en tu gracia se inspiran! / y ¡Oh venturoso tú suave y blando Fernández Trinidad, febril poeta/ […] Y tú Quiroz, Angelical Fernando,/ y tú Carlos Augusto Salaverry. / ¡Trio envidiable! ¡Trinidad dichosa! / ¡Triunvirato feliz, que así vegetas, / con la cola que sigue/ de buenos y de pésimos poetas,/ gloria y peste de Lima […] [39]

Esta actitud crítica fue sancionada con el olvido. La  obra poética de Juan de Arona ha sido soslayada hasta el siglo XXI en beneficio de su trabajo como lexicógrafo.  

 

3. Ricardo Palma: el fin de la ilusión romántica

 

La estadía de Ricardo Palma en Francia fue mucho más breve que la de Juan de Arona. Tenía  treinta y un años, era un escritor reconocido y había  vivido tres años en exilio en Chile por participar en un atentado contra Ramón Castilla. Además,  acababa  de publicar una novedosa obra, Anales de la Inquisición, cuando en el segundo semestre de 1864 llegó a París. Los pocos meses que pasó en Francia no llegaron a inspirarlo y, sólo consultando diversas fuentes se puede seguir el recorrido del autor de las Tradiciones peruanas.

Palma se interesa por los grandes nombres del romanticismo francés. Admirador de Lamartine, no duda en bautizar Armonías su segunda antología de poemas[40]. Pero su encuentro con el poeta francés fue una gran decepción:

 

Cediendo a petulante empeño mío, mi amigo, el poeta argentino Hilario Ascasubi me llevó en París, a casa de Lamartine, a pesar de que estaba yo aún en plena mocedad, no experimenté emoción igual a la que ante Zorrilla sentía. En Lamartine, el hombre me desencantó a los cinco minutos. Me pareció un simple mortal, con levita negra y corbata de seda, uno de tantos que pasean el bulevar de la Magdalena. No correspondió a mi ideal, lo confieso [41].

Palma acude también como otros tantos peregrinos  a la tumba de Musset pero terminará por eliminar de una de sus tradiciones una alusión que hizo en 1866 al poeta francés, en un gesto de negación significativo [42]. Palma había traducido en 1860 “La consciencia” sacado de la Leyenda de los siglos, el poemario épico recién publicado pero no pudo entrevistarse con  Víctor Hugo ya que por ser el gran adversario de Napoleón III, el vate francés estaba en exilio en la isla inglesa de Guernesey.

Estas frustraciones se compensan con la realización de dos importantes publicaciones: además de Harmonías, Palma hace publicar  una antología voluminosa y finamente editada, la Lira americana que reúne poemas de autores peruanos, bolivianos y chilenos. Tiene la suerte de vincularse con otros escritores suramericanos que están en París. Uno de ellos es el crítico colombiano Torres Caicedo que redacta el prefacio de su antología de poemas. Frecuenta también al poeta argentino Hilario Ascasubi, uno de los precursores de la poesía gauchesca y conoce al poeta Gonçalves Dias, gran pintor del paisaje brasileño que le revela la poesía de Heine[43]. Palma encuentra también a políticos famosos, está en contacto con Pedro Gálvez, y con gran emoción, visita al antiguo presidente Santa Cruz, el artífice de la Confederación Peruano boliviana. La estadía de Ricardo Palma en Paris concluye de golpe   ante la amenaza militar  española que se cierne sobre el Perú  y acelera el retorno a América.

La consecuencia de estas decepciones literarias  tal vez sea la razón que lo llevó a renunciar definitivamente al romanticismo, tan evidente en las primeras tradiciones ya que a partir de aquel momento se dedicó a burlarse de los temas románticos[44] adoptando el ejemplo de los grandes prosistas españoles.

***

De manera global, y en completa contradicción con la versión vehiculada por la historia literaria, es evidente que la estadía en París de los tres escritores peruanos  marca el fin de su producción romántica [45]. La confrontación con la realidad se trajo abajo toda ilusión lírica, pues en el centro mismo de la Europa colonialista, descubrieron una ciudad en plena mutación. Esta imagen de la modernidad condujo a Cisneros a desvalorizar a Lima, Juan de Arona y Ricardo Palma desarrollaron su amor por  América  y se liberaron de la admiración por los modelos literarios europeos.

PDF LOS ROMANTICOS PERUANOS Y PARIS

[1] Ricardo Palma,  La bohemia de mi tiempo, Lima, 1971, Bendezú, 7-9.

[2] Washington Delgado apunta : “ Nuestro romanticismo aparece tardíamente y se desarrolla después de 1850; en cambio duró un tiempo apreciable: hasta la guerra del Pacífico en 1879, y aún algo después”, en Historia de la literatura republicana, Lima, 1984, Rikchay, 59

[3] Luis Benjamín Cisneros ya había escrito una obra dramática titulada El pabellón peruano en el que apoyaba la revolución liberal de Castilla contra Echenique. El poeta publicó una versión menos comprometida de la obra teatral en De libres alas, Lima, sf, Rosay. El filólogo Luis Jaime Cisneros me regaló un ejemplar de la obra de su antepasado al visitarle a finales del siglo XX.

[4] El poema más notable de Benjamín Cisneros “Aurora Amor” parece ser el eco de esa experiencia personal. Incluye un largo diálogo entre una madre ejemplar y el hijo culpable de amores ilícitos:

“Aún no es tarde, hijo mío/ salta tu porvenir, tu honor, tu nombre,/tu dignidad de hombre […] Mira si quieres,/tomaré a mi cuidado/al tierno niño, al ángel inocente/de tu flaqueza fruto desgraciado” (De libres alas, 190-192).

El tema del hijo espurio reaparece en Edgardo, la segunda novela de Cisneros.

[5] Benjamín Cisneros, Luis, Obras completas, t. 2, Lima, Gil, 1939, 387-443.

[6] Benjamín Cisneros, op. cit.,  401.

[7] Michel, Arlette y Colette Becker, Littérature française du XIXe siècle, París, 1993,  Puf,  201.

[8] Benjamín Cisneros escribe en Julia o  escenas de la vida en Lima (1861): “El espíritu del romance francés moderno, noble y moral en el fondo, ha sido corrompido en su cuna”, Julia, Lima, 1970, Universo, 13.

[9] Benjamín Cisneros cuenta: “Mi biblioteca se ha llenado de libros serios y antiguos. Me he enterado de la poesía de la antigüedad y de las cuestiones religiosas”, Obras completas, t. 2, Lima, 1939, Gil, 404.  

[10] Ibid.

[11] Ibid.

[12] Obras completas, t. 2, Lima, 1939, Gil, 415.

[13] Obras completas, t. 2, Lima, 1939, Gil, 403.

[14] Obras completas, t. 2, Lima, 1939, Gil, 406.

[15] “Sólo hay unanimidad para atacarnos y condenarnos. La verdad es que no conocen a  América. Esto me tiene muy afectado”, Obras completas, t. 2, Lima, 1939, Gil, 413;

[16] Ibid., 441.

[17] Edgardo, París, Rosa y Bouret, 1864, 242. La Biblioteca Nacional de Francia conserva dos ejemplares de la primera edición de Julia, pero ninguna de Edgardo.

[18] Obras completas, t. 2, Lima, 1939, Gil, 397.

[19] Edgardo, París, Rosa y Bouret, 1864, 263.

[20] Ibid., 275.

[21] Los recuerdos  de Arona publicados en la revista satírica El Chispazo por los años 1890 fueron recopilados por Estuardo Núñez con el título Memorias de un viajero peruano (Lima, Biblioteca Nacional del Perú, 1971)

[22] Pedro Paz Soldán y Unánue, Memorias de un viajero peruano, ed. cit., 39.

[23] “[…] en Francia por lo general reina una mezquindad abrumadora” (Memorias …, ed. cit., 77)

[24] “[El francés] con muy suave expresión/ Te encaja una grosería/ Entre pardon y pardon”, en Ruinas, Paris, Denné Schmitz, 1863, 24.

[25] “Los ingleses son serios y caballerosos, los franceses, los parisienses al menos, chispeantes, vivarachos, inquietos y a veces petulantes”  (Memorias…, ed. cit., 39)

[26] Memorias…, ed. cit., 85.

[27] “Aquella señorita […] subía a arreglarnos el cuarto como se usa en Europa […] ¡Oh!¡qué diferencia con las martagonas de servicio de Lima”, ibid., 84.

[28] Memorias…, ed. cit., 82.

[29] Memorias…, ed. cit., 98.

[30] Memorias…, ed. cit., 81. La palabra francesa houx está agregada por el propio Arona.

[31]  Memorias…, ed. cit., 85. Las itálicas irónicas son de Arona.

[32] Memorias…, ed. cit., 95 .

[33] Memorias…, ed. cit., 82.

[34] Memorias…, ed. cit., 238-242.

[35] Citado por Julio Ortega en Juan de Arona (Biblioteca Hombres del Perú. 4ª Serie, XXV, Lima, 1967, 40).

[36] Xammar, Luis Fabio, Juan de Arona, romántico del Perú, Lima, sd., Biblion, 1.   

[37] Además de la forma métrica denominada silva, incluye en Ruinas un poema a lo Góngora: “Galatea”.

[38] Citado por Jorge Villarán Pasquel en Juan de Arona. Su personalidad y su obra literaria, Lima, 1937,  La prensa, 61-62.

[39] Ruinas, París, Denné Schmitz, 1863, 277.

[40] Armonías (Libro de un desterrado), París, 1865, Rosa y Bouret.

[41] Palma, Ricardo, “Zorrilla”, en Tradiciones peruanas completas, Madrid, 1964, Aguilar, 1344.

[42] En 1866, en “Consolación” se puede leer : “Entonces si el joven se llama Alfredo de Musset, se vuelve escéptico y muere envenenado por el alcohol; si se llama Gerardo de Nerval se torna impío y se ahorca bajo las ventanas de una ramera”, Tradiciones peruanas, Madrid, 1993, Archivos, 304.

[43] Acerca del romántico alemán Heine, una carta de 1885 ilustra las relaciones amistosas entre Palma y quien será su mayor adversario, Manuel González Prada antes de los ataques del Teatro Olimpo en octubre de 1888. Así empieza: “Con motivo de la conferencia que sobre Enrique Heine y sus obras se propone usted dar en el Ateneo de Lima, me ha manifestado empeño en conocer las pocas traducciones  que del tan notable alemán hice…”, en Epistolario de Ricardo Palma, t. 1, Lima, 1949, Cultura Antártica, 204. La conferencia en el Ateneo de González Prada revela el entusiasmo por Heine en la Lima de los años 1885.

[44] En “La casa de Pilatos”, de 1868, el narrador apunta que: “en el sótano pueden hacer funcionar holgadamente contrabandistas y conspiradores […] y doncellas tiranizadas, y todo el arsenal romántico romancesco”, en Tradiciones peruanas completas, Madrid, 1964, Aguilar, 361.

[45] Podría completarse este trabajo por otros acercamientos biográficos, especialmente a los poetas Clemente Althaus y Carlos Salaverry. 

Mercedes Cabello de Carbonera : una locura anunciada

 

De la metáfora de la locura al encierrro en el manicomio de Lima: el caso de Mercedes Cabello de Carbonera presentado en 1999 por Isabelle Tauzin-Castellanos. 

Un artículo temprano publicado en Locos, excéntricos y marginados en la literatura latinoamericana , 1, CRLA, pp.93-102, 1999, ISBN : 9782910050054.

Mercedes Cabello de Carbonera: una locura anunciada

Lectura del PDF 

El ferrocarril de Arequipa: del proyecto a la explotación, 1860-1871

 

La construcción del ferrocarril transandino del sur fue la primera gran obra ferroviaria llevada a cabo en el Perú después de decenios de vacilaciones y de realizarse la línea urbana Lima-Callao en 1851,  proyectada desde 1826 y considerada en el Perú como la primera del continente suramericano. Me centraré en esta exposición en ese primer ferrocarril transandino del Sur Mollendo-Arequipa ya que configura el inicio del ciclo ferrocarrilero  que se extiende hasta los primeros decenios del siglo XX. El año 1908 fue el momento de un balance en vísperas del primer congreso  pan-americano organizado en Santiago de Chile,  y motivado por el proyecto de un tren pan-americano defendido por Federico Costa y Laurent quien recopiló  en Reseña histórica de los ferrocarriles del Perú todos los proyectos ferroviarios ya soñados ya realizados a lo largo del segundo medio siglo XIX en el Perú.

  1. Del reconocimiento a la firma del contrato, 1861-1868 : dudas y penurias

El Perú de finales de los 60 vivió entre la euforia de la exportación guanera y las alarmas por la bancarrota. El guano representaba el 80% de las exportaciones en 1868. Los ferrocarriles fueron contemplados como medios para generar riquezas[1], facilitando las exportaciones de minerales y las importaciones de productos manufacturados, a sabiendas que las reservas guaneras se estaban agotando.

La construcción de la línea Mejía-Arequipa acabada en diciembre de 1870,  seis meses antes del plazo de entrega, se apreció como un éxito rotundo. Benefició de una amplia publicidad en momentos de la inauguración a la que acudieron las máximas autoridades, el Presidente de la República, el coronel José Balta y varios ministros, realizando un viaje inusual de dos semanas hasta la ciudad rival de Lima. Además, al poco tiempo, la imprenta del Estado publicó El ferrocarril de Arequipa. Historia documentada de su origen, construcción e inauguración, un libro de aproximadamente quinientas páginas inspirado en  la historia del ferrocarril entre Santiago y Valparaíso, publicada en 1863 y que retoma de éste la biografía de Meiggs, el empresario estadounidense (p. 96-100). El ferrocarril de Arequipa… salió en forma anónima, rindiendo homenaje al “Napoleón de los ferrocarriles” presente en la inauguración con sus hijas junto con la comitiva presidencial y los mil pasajeros invitados trasladados en dos convoyes. Reeditado por el gobierno regional de Arequipa en 2012, muy citado aunque poco leído, es la fuente básica de este trabajo[2] porque aporta todo tipo de información, desde la “Reseña histórica de los ferrocarriles del sur”, y el plano de la línea Mejía-Arequipa hasta la lista de las vistas fotográficas tomadas en 1870 y el relato minucioso de la inauguración con la recopilación de innumerables discursos oficiales, y textos apócrifos como el homenaje de “un hijo de Huáscar” (p. 368-369).

En 1861, nueve años atrás, los ingenieros Federico Blume y Mariano Echegaray[3] recibieron la orden del Director de Obras Públicas, Mariano Felipe Paz Soldán de practicar el reconocimiento del terreno con vista a un ferrocarril que uniera Arequipa al litoral y abreviara el viaje de dos días en una media jornada. [4]  Blume y Echegaray determinaron una primera ruta en una exploración “en estilo un tanto cuanto de Róbinson Crusoe” (p. 5), ayudados por los consejos de un “hombre de campo, pero inteligente” (p. 7), partícipe de un recorrido parecido por los años 30[5] hacia el puerto de Islay condenado en el 72 con los inicios del ferrocarril Arequipa-Mollendo. [6] Buscaron un abra para franquear la barrera de los Andes y llegar a la pampa de Cachendo. Se extraviaron en la quebrada de Cahuintala hasta que desembocaron en la costa después de errar dos días, no pudiendo costear a los prácticos arequipeños que reclamaban 6000 pesos y “exigían toldos de campaña y otras gollerías” para guiarlos (p. 7). La exposición de aquella  exploración es un testimonio sencillo y un informe muy interesante, revelador del abismo mental que separaba a los capitalinos como Blume de las realidades de la Sierra. La ruta Arequipa-Islay era transitada a diario por decenas de recuas que bajaban quintales de lana hacia los barcos ingleses en el puerto de Islay y regresaban a Arequipa con productos manufacturados de importación[7].

En busca de un camino adaptado a las limitaciones técnicas de los ferrocarriles (gradientes inferiores al 5%) y factible con sus conocimientos, los ingenieros forasteros, Blume y Echegaray regresaron para efectuar un trazo que requirió 75 días de trabajo y otras penurias, con el mezquino presupuesto recibido. Se les planteó la disyuntiva entre un camino carretero y un ferrocarril. Abogaron por éste argumentando “la solidez sin costo enorme, seguridad en el tránsito y velocidad de unas diez o doce millas por ahora, con un tren de unas cincuenta toneladas fuera de la locomotora” (p. 42). Pero señalaron los intereses contrarios  a la implantación del tren Arequipa-Mejía:

En un país donde faltan brazos y dinero como el Perú, se comprende la ignorancia de los que se oponen a la baratura del transporte, porque priva a los arrieros de su industria. Esta objeción podría tener alguna apariencia de buen sentido en un país que abundase en brazos y capitales, y donde no hubiese en qué emplear los sobrantes. Pero en el Perú lo más fácil es encontrar ocupación, queriendo trabajar como trabajan los arrieros, alfalferos y los demás que se ocupan en la industria mulera. (p. 72)

Para evitar costos  excesivos, ambos hombres previeron limitar las obras mayores a la construcción de un socavón de 400 metros y un puente de 45 metros. “Lo demás se limita a tender rieles y  hacer sencillas estaciones, a hacer excavaciones y terraplenes” (p. 41). Anunciaron que se podría viajar antes de terminarse la línea, ahorrando tiempo entre Arequipa e Islay, aliviando a los pasajeros que “están hechos a andar en mulas trotonas a todo sol y agua y estarán muy contentos, pudiendo viajar como se viaja en la mayor parte de Europa y Estados Unidos, es decir sobre vías de cuatro pies ochos pulgadas y media” (p. 46). Argumentaron que no hacía falta gastar en vías más anchas, que resultaran más costosas y peligrosas por aquel terreno accidentado. El sentido moral y el pragmatismo se expresan en todo momento bajo la pluma de Blume y Echegaray, entonces contrarios al despilfarro y preocupados por el porvenir del Perú: “Esto será altamente antieconómico e injusto hacia nuestros descendientes, sobre quienes haríamos recaer nuestro pecado original de haber poseído guano” (p. 43). En 1862, Blume y Echegaray lo calcularon todo y planearon el tiempo de las obras y el personal necesario:

Tomando en consideración el menor trabajo que habrá en la línea definitiva, se puede asegurar que con mil quinientos hombres en todo, incluso artesanos etc., se puede poner el ferrocarril corriente entre Punta Mejia y el socavón de Huasamayo en dos años, y que en los dos años más que se necesitan para concluir el socavón, suponiendo que se haya principiado junto con el trabajo desde Mejía, se puede dejar todo listo hasta Arequipa. Entonces se puede trasladar los mil quinientos hombres al trecho entre Islay y Punta Mejía (p. 63)

En tanto Director de Obras Públicas, Mariano Paz Soldán revisó el proyecto, conjeturó en cuatro años la construcción y redujo el presupuesto, señalando que “son exageradísimos algunos cálculos […] las cantidades cúbicas que hay que terraplenar o que excavar son exactas; pero los precios de los jornales se calculan en dos pesos, lo que es excesivo” (p. 80)

El presupuesto estimado en 1862 alcanzó diez millones de pesos. En la licitación de 1867, las ofertas estuvieron entre 7 y 8 millones; pese a un presupuesto de 12 millones de soles, Meiggs obtuvo la licitación en 1868, y una vez terminado el Mollendo-Arequipa, a falta de otros postores el gobierno peruano le concedió el arrendamiento.   

El contrato Mejía-Arequipa fue aprobado en un momento de interinato político, el 7 de mayo de 1868, cuando José Balta, electo en el Congreso, aún no había ceñido la banda presidencial[8]. El diputado liberal Fernando Casós escenificó los pormenores de la negociación en una novela publicada en París en 1874 titulada con ironía Los hombres de bien; visualiza una entrevista de Meiggs (Gimegs) con el general Lafuente (Lafon) :

En cuanto a las condiciones […] el Gobierno fija las de los planos y presupuesto de los ingenieros Plumas [Blume] y Echegaré [Echegaray] […] Diez millones – ¡Eso es imposible! […] déjeme V.S. sin embargo veinticuatro horas para pensarlo, no está lejos que nos pongamos de acuerdo por 12 millones de soles, no de pesos, en cuya moneda hicieron sus cálculos Plumas y Echegaré.[9]

Casós aclara más adelante el tipo de cambio :

Plumas y Echegaré habían hecho en 1862 los cálculos […] en diez millones de pesos u ocho en soles […] el como contratista lo haría en dos años fijos por 15 millones de pesos o sea 12 millones en soles; ¡ la friolera de 50% de aumento! (p. 89).

Los ingenieros no se salvan de la caricatura, Casós los reúne como  “números de roleta” en torno al cínico de Gimegs  y al avaricioso de Rapinowski (Malinowski, p. 88). El ferrocarril de Arequipa se construyó por voluntad de los notables locales, desde el vice-presidente Pedro Diez Canseco, el ministro de Gobierno Juan Manuel Polar, el ministro de Hacienda Francisco García Calderón (y su sucesor Nicolás de Piérola) y contra la población rural interesada en el mantenimiento de los caminos muleros que proporcionaban fuentes de ingresos a un gran número de la población. Una vez construido, el ferrocarril fue una herramienta fundamental para la hegemonía arequipeña en el sur andino. Alberto Flores Galindo aclaró ese desfase social:

Los beneficios para Arequipa y su clase dirigente no fueron equivalentes para otras áreas y otros pobladores del sur. Con el ferrocarril se inició el ocaso de las grandes ferias rurales como la de Vilque, y la ruina de los arrieros. El ferrocarril desplazó a otras rutas que comunicaban a la costa con el altiplano. La ruta Majes-Caylloma-Cuzco o la ruta Puno-Moquegua, trajinadas constantemente por campesinos desde tiempos inmemoriales fueron relegadas. [10]

  • Las condiciones laborales

¿Qué mano de obra realizó el ferrocarril del Sur? ¿En qué condiciones trabajaron los operarios? Son los temas que voy a abordar ahora, dado que la historia social ferroviaria ha producido menos investigaciones – son notables los trabajos recientes de Alejandro Salinas –  que ensayos dedicados a la historia económica de los ferrocarriles peruanos.

En el contrato para construir el primer ferrocarril, el Lima-Callao, en 1848, se preveía el auxilio de centenares de presidiarios; el gobierno ofreció el trabajo de 80 presos para la construcción en tres años del Lima-Chorrillos, autorizando la introducción de 700 chinos, lo cual evidencia la escasez de mano de obra local para trabajos no especializados y agobiantes. La línea Arica-Tacna inaugurada en 1856 también se construyó con 400 coolies; la inmigración china en el Perú empezó a mediados del siglo XIX para emplear a los coolies como mano de obra esclavizada en las islas guaneras y en las haciendas costeñas.   A los chinos se los “importaba” como objetos, mientras que los peones chilenos fueron “introducidos” en 1868 para las mismas labores ferroviarias. A modo de comparación, en 1861, la línea Valparaíso-Santiago cuya construcción asumió Meiggs después de que ésta tuvo numerosos contratiempos, quintuplicó el número de trabajadores pasando de 2.000 a 10.000, con lo cual el empresario estadounidense adelantó un año el final de las obras. La Reseña Histórica que Meiggs mandó publicar, cuenta de forma favorable el trato que recibían los peones:

Meiggs  trataba como hermano al primero de sus empleados y al último de sus peones. Pagarles con puntualidad sin escatimarles medio centavo y darles de comer hasta satisfacerlos, era el secreto que tenía para mantenerlos en orden […] reconoció en el peón chileno fuerzas físicas imponderables que no había encontrado aun en los trabajadores irlandeses, reputados como los más vigorosos.[11]

El proyecto de decreto para la línea Mejía-Arequipa fue revisado suprimiéndose una cláusula que autorizaba la libre introducción de víveres, pero no hubo obligación sobre los contratos de operarios con tal que fueran certificados por los consulados peruanos en el exterior. Las obras empezaron a las pocas semanas de firmado el contrato en junio de 1868 y concluyeron el 24 de diciembre de 1870. 10.000  obreros entre chilenos y bolivianos participaron en la construcción (El ferrocarril de Arequipa, 1871, p. 207), una cifra impresionante cuanto se calcula los barcos necesarios para el trasbordo de Valparaíso a Mollendo apenas poblado con unos 7.500 vecinos (Salinas, 2013, p. 9); además cabe recordar que antes de la construcción del ferrocarril de Santiago, Meiggs tuvo la experiencia de la fiebre del oro en San Francisco y mantuvo contactos en California. La escasa mano de obra local indujo a la publicación de avisos comerciales en la prensa santiagueña desde el 12 de mayo, prometiendo un jornal de sesenta centavos, casa y comida, además del “clima inmejorable y absolutamente saludable” del puerto de Mejía[12]. En agosto de 1868, un terremoto asoló el sur peruano: “En la inolvidable catástrofe de 1868 las aguas salieron con extraordinario empuje hasta detenerse al pie de las montañas destrozando el ferrocarril, con daño considerable de la empresa” (El Ferrocarril de Arequipa, 1871, p. 199).

La migración chilena fue incentivada por la miseria  en que vivía la inmensa mayoría según escribió el diplomático Adolfo Ibáñez en enero de 1871:

En Chile gana el peón de veinte a cuarenta centavos, y en el Perú gana ciento con más el aliciente de mejorar de condición; luego es natural, es lógico que abandone su tierra por otra que más provecho le trae. [13]

Las noticias fueron contradictorias; el cónsul chileno en Arequipa informó de la agitación callejera contra sus compatriotas en una carta de finales de 1868.[14] Con el paso de los meses, en Santiago, el lugar de enrolamiento de los migrantes pasó a ser clandestino, en vez de seguir pregonado por El Mercurio; en 1872, la “sobreexplotación de la peonada” (Salinas, p. 3) y las malas condiciones de vida dieron lugar a campañas que acabaron con el sueño peruano.

Entre Mejía y Arequipa, en las quebradas más escabrosas se emplearon a la vez “5000 operarios en duros cortes y elevados terraplenes que todos ellos reunidos no harán más distancia que la de dos millas” (p. 131). La mortandad se debió a enfermedades[15] y a accidentes como explosiones, caídas al precipicio, según explicó el superintendente de caminos Joseph Hill (p. 217) al conducir el convoy presidencial el día de la inauguración del ferrocarril[16]. El capellán de la empresa, aunque entusiasta, advierte el número de víctimas de esta fiebre ferrocarrilera, 2000 hombres o sea el 20% de los trabajadores: “Grande fue el tributo (2000 hombres) que pagó a la muerte aquella población nómade que avanzaba lentamente allanando el otro muro para franquear el paso de la locomotora” (p. 208). Algunos  párrafos en El ferrocarril de Arequipa permiten vislumbrar las condiciones de vida de aquellos anónimos. El agua escaseaba tanto que se restringía a la bebida y la comida y no permitía “lavarse la cara durante dos meses” (p. 217). La violencia se redujo con el nombramiento de jueces entre los propios migrantes:

Ayudaban al Subdelegado en este gobierno mosaico los jueces que él se nombraba y que tenía cuidado de escoger de entre los chilenos mismos, para que a la nacionalidad no se atribuyese ni asomos de parcería. Los jueces sentenciaban sumarísimamente y sin apelación, ejecutando por sí los fallos […] a las demostraciones tumultuarias sucedió el general sosiego de las colonias de trabajadores” (p. 218-219)

Pese a las limitaciones del contrato de 1868 contra la autarquía querida por Meiggs, pronto las “faenas” o campamentos pasaron a funcionar como enclaves chilenos de los que prefirieron desentenderse las autoridades locales peruanas. El peruano Larrabure y Unanue describió precarias viviendas pero observó cómo no escaseaba la comida:

Las casas, en su mayor parte de carrizo y totora, algunas de madera y otras de zaraza simplemente, forman dos hermosas calles […] de todo hay en las tiendas, carne fresca, legumbres, conservas […] establecimientos de tabaco y Cocinerías o fondas donde se sirve el mate y la famosa cazuela chilena[17]” (p. 220-221)

Larrabure vio la vida de los migrantes color de rosa:

Las circunstancias de encontrar en venta cuantos artículos necesita, de ganar un buen jornal que no es menor de un sol y cincuenta centavos y aun tres o cuatro soles diarios, según el trabajo a que se consagra, y de tener cerca  de sí a su mujer y a sus hijos, hacen bastante llevadera la vida del carrilero chileno (p. 221).

El tema de las condiciones de trabajo de los peones del ferrocarril del sur será problemático mientras no se disponga de varios testimonios individuales, de aquella escritura silenciada que no puede dejar de existir de parte de un colectivo que superó diez mil individuos. En la construcción de la línea Mollendo-Arequipa, los ingenieros estadounidenses y el capellán chileno inculpaban a los migrantes por falta de higiene, alcoholismo, “vida díscola”. La dureza del trabajo incitó a la deserción, tanto más que surgió la oportunidad de reconstruir los pueblos asolados por el terremoto.  Los “rotos” que llegaron de Valparaíso no pasaron al centro del país para construir el ferrocarril a La Oroya; la mayoría volvió a Chile sin haber hecho fortuna y prefiriendo dejar de arriesgar la vida en tierras inhóspitas. Sin duda los jornales miríficos fueron a llenar las arcas de la empresa que  controlaba todo el comercio para evitar desórdenes en las “faenas”.

Al final de las obras, sólo quedaron como mudos testigos, “restos de carretillas, mangos de azadones, retazos de ropa” (p. 208), abandonados a la intemperie. Los operarios pudieron continuar las labores en la prolongación de la línea hacia Puno o bien en el trasandino de El Callao a La Oroya. Con motivo de la inauguración del camino de hierro a Arequipa,  el ministro de Gobierno proclamó que “en breve habrá desaparecido de las lenguas la palabra “extranjero” (p. 246), a la par que Meiggs anunció la participación mayor de peruanos en la construcción ferroviaria, separando indios y “conciudadanos” conforme a la representación republicana[18]:

Tengo el gusto de poner en vuestro conocimiento que hoy, a favor de los caminos nuevamente decretados, tenemos en ejercicio más de diez mil personas, entre las que se cuenta una gran parte de vuestros conciudadanos y un crecido número de indios de los diversos departamentos, en quienes de un modo muy notable se deja ver el deseo de progreso y el amor al trabajo (p. 354)

El paternalismo disimulaba hábilmente las dificultades respecto a la plantilla en aras del mítico progreso. Peruanos, indios levados y chinos cimarrones (las condiciones de vida eran peores en las haciendas costeñas para los coolíes) configuraron el personal anónimo y a veces indocumentado del ferrocarril central. Los imprescindibles picapedreros aguantaban el soroche pero no bastaban a John Meiggs quien “se quejaba de de los problemas para asegurar trabajadores especializados, sobre todo carpinteros y albañiles” [19]. Ante la imagen faraónica del ferrocarril Mollendo-Arequipa, se desoyeron los voces críticas de otros peruanos, tan amigos del progreso como los adalides de Meiggs pero augurios de la ruina en la que el militarismo gobernante sumía el Perú hechizado por la modernidad.  Al asumir la presidencia en 1872, Manuel Pardo, primer presidente civil del Perú y gran defensor de los ferrocarriles, sólo pudo comprobar la bancarrota causada por la incompetencia de sus antecesores y se fueron paralizando las obras ferroviarias por veinte años, hasta la cesión de la red al estadounidense Grace en 1888,  después de la derrota de la guerra con Chile. La Reseña histórica de los ferrocarriles del Perú editada en Lima por Costa y Laurent en 1908 difundió la imagen de una nueva fase de expansión ferrocarrilera a lo largo y lo ancho del Perú en momentos de la República Aristocrática (1895-1918). 

Isabelle.Tauzin[at]u-bordeaux-montaigne.fr

Bibliografía

Anónimo [Simón Camacho], El ferrocarril de Arequipa, Arequipa-Lima. Historia documental de su origen, construcción e inauguración, Lima, Imprenta del Estado, 1871

Bartkowiak, Danuta, Ernesto Malinowski : constructor del ferrocarril transandino 1818-1899, Lima, Banco Central de Reserva, 1998

Basadre, Jorge, Historia de la República del Perú, tomo 5,  Lima, Universidad Ricardo Palma, 1998 [1968]

Bonilla, Heraclio, El futuro del pasado, tomos 1-2, Lima, Pedagógico San Marcos, 2005

Casós, Fernando, Los hombres de bien, París, Denné Schnitz, 1874 [publicado con el seudónimo de Segundo Pruvonena]

Contreras, Carlos, “La economía del transporte en el Perú, 1800-1914”, en Tauzin-Castellanos, Isabelle,  À pied, à cheval, en voiture : l’Amérique indépendante et les moyens de transport, Bordeaux, MSHA, 2011, p. 113-132

De Ribas, Nicolas, “Le train dans les nuages : esprit de modernité et progrès matériel…” , en Tauzin-Castellanos, Isabelle, À pied, à cheval, en voiture : l’Amérique indépendante et les moyens de transport, Bordeaux, MSHA, 2011, p. 143-154

Flores Galindo, Alberto, Arequipa y el sur andino siglos XVIII-XX, Lima, Horizonte, 1977

Galessio, Elio, Ferrocarriles del Perú. Un viaje a través de su historia, Lima, Tarea Gráfica Educativa, 2007

Gootemberg, Paul, Población y etnicidad en el Perú Repúblicano (siglo XIX): algunas revisiones, Lima, IEP, 1995

Kemp Heilang, Klaus, El desarrollo de los ferrocarriles en el Perú, Lima, UNI, 2002

Miller, Rory, “Transferencia de técnicas: la construcción y administración de ferrocarriles en la costa occidental de Sudamérica”, Empresas británicas en el Perú 1850-1934, Lima, IEP, 2011, p. 244-281 [1993]

Palma, Ricardo, “El primer buque a vapor”, Tradiciones peruanas, 5° serie, 1893 http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/tradiciones-peruanas-quinta-serie

Regal, Alberto, Historia de los ferrocarriles de Lima, Lima, Jurídica, 1965 

Rojas Valdés, Ximena,  Don Adolfo Ibañez : su gestión con el Perú y Bolivia, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1993

Salinas, Alejandro, “Los trabajadores ferroviarios de Henry Meiggs, 1868-1877”, Nueva Corónica, 1, 2013, en sociales.unmsm.edu.pe/…/nuevacoronica/VCNH.%20

Sarmiento Rissi, Fernando, Periodismo y liberalismo en el Perú del siglo XIX, Lima, 2003 tesis.pucp.edu.pe/repositorio. Incluye Estudios sobre la provincia de Jauja de Manuel Pardo

Tauzin-Castellanos, Isabelle, “Chemins, mules et refuges dans les Andes : le témoignage d’Eugène de Sartiges et de ses contemporains (1833), À pied, à cheval, en voiture : l’Amérique indépendante et les moyens de transport, Bordeaux, MSHA, 2011, p. 19-38


[1] Manuel Pardo fue la figura política más eficiente en la valoración de los ferrocarriles a partir de los años 60. Se recuerdan como textos fundacionales de la utopía desarrollista  sus Estudios sobre la provincia de Jauja : “ Si la locomotiva facilita en otros países la producción y el comercio, en los nuestros su misión es más alta: es de crear lo que hoy no existe, es de fecundizar y dar vida a elementos de riqueza, que hoy se encuentran en estado latente y embrionario”. Véase la recopilación de los Estudios publicados en varios números de la Revista de Lima (1860) en Sarmiento Rissi, Fernando, Periodismo y liberalismo en el Perú del siglo XIX, Lima, 2003, PUCP, tesis de magister. La bibliografía consultada para el presente trabajo está al final del artículo; las páginas web fueron consultadas en agosto de 2013.

[2] Ricardo Palma, el padre de las Tradiciones peruanas, adjudicó la paternidad del libro al venezolano Simón Camacho   “generalmente se cree que los primeros vapores que han venido al Pacífico fueron el Chile y el Perú en 1840. Combatiendo este error de los contemporáneos, he aquí, en extracto, lo que refiere mi camarada Simón Camacho en su curioso libro El Ferrocarril de Arequipa (“El primer buque a vapor”, Tradiciones peruanas, 5° serie).  Se entiende mejor el anonimato en que quedó el libro si se considera que Camacho cumplía el rol de escriba en beneficios del empresario estadounidense como anteriormente sucedió con el alegato pro domo brindado por la Reseña histórica del ferrocarril entre Santiago y Valparaíso de 1862 (éste lleva como firma las iniciales RRJ, imprenta del Ferrocarril, 173 p.).

[3] La biografía de ambos y de su acompañante, el francés Leon Gotschy viene al final del informe de Blume y Echegaray, con las observaciones de Mariano Paz Soldán al ministro de Gobierno y Obras Públicas (El ferrocarril de Arequipa , 1871, p. 84). Blume cursó ingeniería en Alemania y Echegaray en Francia; después de la construcción del ferrocarril del sur, siguieron en la carrera de la ingeniería ferroviaria y se sustituyeron a los especialistas estadounidenses, que formaban un gabinete junto a Meiggs considerado como “una providencia” (op. cit. p. 100); Gotschy desapareció en la selva cusqueña buscando unirse a los pueblos nativos.  Acerca de Blume, Rory Miller escribe: “Aparte del trazado defectuoso del ferrocarril de Trujillo, ya mencionado, el Paita-Piura de Federico Blume necesitaba trabajos de corrección en el nivelado de algunas pendientes y en la reducción de ciertas curvas”, en Empresas británicas en el Perú 1850-1934, 2011, p. 260.

[4] Véase Isabelle Tauzin-Castellanos, “Chemins, mules et refuges dans les Andes : le témoignage d’Eugène de Sartiges et de ses contemporains (1833),  A pied, à cheval, en voiture : l’Amérique indépendante et les moyens de transport, Bordeaux, MSHA, 2011, p. 29.

[5] Un campesino arequipeño apellidado Lecaros cuenta que estuvo con Clemente Althaus, el oficial encargado de trazar un camino carretero hacia la costa, y dejaron « varios montones de piedras que marcaban puntos de triangulación »; Echegaray y Blume hallan la apacheta, lo cual los alienta en la búsqueda de una quebrada (p. 9-10). Sobre Althaus, véanse los datos recopilados por Alberto Regal citados en Tauzin-Castellanos, op.cit.,  p. 20.

[6] Heraclio Bonilla, “Islay y la conomía del sur peruano en el siglo XIX, El futuro del pasado, t. II,  Lima, Pedagógico San Marcos, 2005, p. 865-888 : “La situación del pequeño agricultor, particularmente en los valles aledaños a las ciudades era bastante satisfactoria, debido a una distribución más o menos homogénea de la tierra. Muchos de estos trabajaban además como jornaleros y quienes no eran propietarios podían alquilar terrenos de cultivo”. Véase también en el tomo 1 “El impacto de los ferrocarriles: algunas proposiciones”, p. 315-334

[7] “Cada mula podía cargar hasta tres quintales. La cifra de 7000 quintales exportados por Islay en 1846 podría dar una idea de la cantidad de mulas existentes en la región. El comercio lanero permitió la reaparición de los arrieros”, Alberto Flores Galindo, Arequipa y el sur andino siglos xviii-xx, Lima, Horizonte, 1977, p. 79. Los animales de carga como el resto del ganado fueron embargados por realistas y patriotas en la guerra de independencia.

[8] Jorge Basadre ofrece una síntesis de los antecedentes del ferrocarril de Arequipa y cómo Meiggs llegó al Perú en su  Historia de la República del Perú, Lima, La República, t. 5, 8ª edición, 1301-1302

[9] Fernando Casós, Los hombres de bien, París, Denné Schnitz, 1874, 72-73.

[10] Alberto Flores Galindo, Arequipa y el sur andino siglos xviii-xx, Lima, Horizonte, 1977, p. 83

[11] Reseña histórica del ferrocarril entre Santiago y Valparaíso, ed. cit., p. 106-107. Alejandro Salinas señala “cálculos disímiles que llegan a 30.000 trabajadores, entre ellos 3.000 yanaconas bolivianos” (p. 5).

[12]Ximena Rojas Valdés, Don Adolfo Ibañez : su gestión con el Perú y Bolivia, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1973, p. 23.

[13] Carta de Adolfo Ibañez a Belisario Prats, Arequipa, 19 de enero de 1871,  Ximena Rojas Valdés, op. cit., p. 24.

[14] Christine Hunefeldt, “Inserción socioeconómica de los extranjeros en el Perú: una interpretación de los datos censales entre 1840 y 1870”, en Kapsoli Wilfredo, Bonfiglio y Rodrírguez Pastor, Primer seminario sobre poblaciones inmigrantes, Concytec, 1987, p. 178.

[15] “las estancias diarias [en el hospital de la empresa en Mollendo] han variado el año próximo pasado  entre ciento veinte y sesenta. La enfermedad  que más ha reinado ha sido la de fiebres intermitentes, adquiridas por los trabajadores en la faena de Cahuintila. Su mortalidad está calculada en un 6% de sus estancias” (El ferrocarril de Arequipa, ed. cit.,  p. 147).

[16] Hill natural de Albany fue nombrado superintendente, después de participar en las mismas operaciones en Chile a las órdenes de su compatriota Meiggs (véase El ferrocarril de Arequipa, ed. cit., p. 206).

[17] La cita de “Un viaje en 1870 de Lima a Arequipa” de Eugenio Larrabure y Unanue está en El Ferrocarril de Arequipa, ed. cit., p. 220-221.

[18] En Población y etnicidad en el Perú Repúblicano (siglo XIX): algunas revisiones Paul Gootemberg mostró en base a los censos que la criollización del Perú sólo se reforzó en el último cuarto del siglo XIX; en los primeros decenios de la república, dado el empobrecimiento de la sierra, la figura del “hacendado […] quedó reducido a una posición de primero entre iguales” (p. 44). El censo de 1876 calculó una población total de 2.699.106 peruanos, entre los cuales 1.594.678 indios. Sólo el 18% de la población vivía en pueblos.  Fue a inicios del siglo XX que la centralización por medio de las vías de comunicación, escuelas, comercio y gobierno aceleró la usurpación masiva de tierras hasta entonces limitada.

[19] Miller, op. cit., p. 260

 

Ecritures MIgrantes Latino-Américaines : histoire et traces en/de la Nouvelle-Aquitaine

Le projet EMILA Ecritures MIgrantes Latino-Américaines : histoire et traces en/de la Nouvelle-Aquitaine vise à collecter, analyser et valoriser écrits et images produits dans différentes langues, principalement en français et en espagnol, par des émigrants français en Amérique latine au cours des XIXe et XXe siècles ainsi que les migrations retour vers la Nouvelle-Aquitaine.

Les candidatures au postdoc Ecritures MIgrantes Latino-Américaines sont à envoyer avant le 17 juin 2019 suivant les indications de la fiche poste 2019 consultable en ligne. 

L’émigration en Amérique latine : regards croisés, histoire locale et histoire globale

L’émigration vers l’Amérique espagnole a été importante dans tout au long du XIXe siècle, tantôt pour raisons politiques (exils napoléonien et républicain) tantôt pour des raisons économiques en particulier au départ du grand Sud-Ouest et du Pays Basque.  Le séminaire interdisciplinaire « L’émigration en Amérique latine : regards croisés, histoire locale  et histoire globale », coordonnée par Isabelle Tauzin-Castellanos (professeure, Ameriber EA3656, UBM) est destiné au public de l’Ecole Doctorale Bordeaux Montaigne et ouvert aux masterants et aux chercheurs extérieurs.  Ce rendez-vous scientifique prévu vendredi 18 janvier 2019 réunira à la Maison de la Recherche de l’Université Bordeaux Montaigne historiens et hispanistes travaillant sur des supports différents (textes et images). Il s’agira de présenter un état des travaux connectés au programme quinquennal du groupe de Recherches Américanistes du laboratoire interdisciplinaire hispaniste et latino-américaniste Ameriber sur l’émigration et le regard projeté vers l’Autre, à la fois dans une approche nationale et régionale, correspondant au projet Emila « Ecritures Migrantes latino-américaines : histoires et traces de/en Nouvelle-Aquitaine »,  soutenu par la Région Nouvelle-Aquitaine (2019-2021).

Programme

Vendredi 18 janvier 2019 10 :00 -16 : 30

Maison de la Recherche – salle des conférences

 Séminaire Interdisciplinaire proposé à l’Ecole Doctorale  Montaigne Humanités

10 :00 -12 : 30

Patrick Puigmal (professeur, Université des Lacs, Osorno Chili):  Les soldats napoléoniens dans les armées d’indépendance sur le continent sud-américain.

Javier Pérez Siller (professeur, Université de Puebla, Mexique): La présence française au Mexique au XIXe siècle

Isabelle Tauzin-Castellanos  (professeure Institut Universitaire de France, Université Bordeaux Montaigne): Reconstruction de parcours migratoires en Amérique du sud: la famille Courret. 

Carlos Estela (masterant, Université  Bordeaux-Montaigne) : La société en verre. Eugène Courret et la construction de l`iconographie    péruvienne à la fin du XIXe siècle

14 :00 – 16 :30 

Bernard Lavallé (professeur émérite, Université Paris Sorbonne Nouvelle)  :   L’émigration pyrénéenne à Cuba

Beñat Çuburu (doctorant, Université Bordeaux Montaigne – Université Pays Basque):  Activités manufacturières et précurseurs d’une tradition migratoire dans la commune basque d’Hasparren (XVIIIe-XXe siècles)

Ronald Soto Quiros (maître de conférences, Université de Bordeaux): Le parcours migratoire d’Amon Fasileau Duplantier : de Bordeaux au Costa Rica

Diego Joaquin Braquet (masterant, Université  Bordeaux-Montaigne) : Théâtre dans le vide. Analyse d’un article d’Alfred Ebelot.

 

Miradas mexicanas sobre Francia y Estados Unidos (1821-1950)

¿Qué revelan sobre Ellos y Nosotros los epistolarios, diarios y otros documentos olvidados? Coloquio internacional México, Insti

tuto Mora, 3-5 de junio 2019.

Programa-Coloquio.pdf

El Instituto Mora y la Université Bordeaux Montaigne invitan los días 3, 4 y 5 de junio del 2019 a invertir la mirada para tratar de la Coloquio InstitutoMoraUniversiteBordeauxMontaignevisión compartida por viajeros mexicanos sobre el otro mundo, Francia y Estados Unidos, países visitados por innumerables figuras políticas e intelectuales, además de por testigos anónimos, desde la Independencia de México hasta mediados del siglo XX. Se tratará de descifrar aquellos testimonios mexicanos de naturaleza privada e íntima (epistolarios, memorias, diarios…) sin excluir las crónicas y documentos publicados en la prensa sobre los mundos francés y estadounidense entre 1821 y 1950.

 ¿Cómo transcribieron su visión del Otro, francés o estadounidense, aquellos viajeros, turistas cosmopolitas, exiliados políticos, artistas en ciernes,  diplomáticos …, entre los cuales puede incluirse  a Melchor Ocampo, José María Luis Mora, Ignacio M. Altamirano, Manuel Payno, José Juan Tablada y para el siglo XX a muchos otros más?

La Francia que visitan o en la que se instalan: ¿ya es el paraíso de la gastronomía? ¿el templo de las fragancias?, ¿el  centro del arte y la cultura?, o ¿son éstos tópicos construidos en distintos momentos? ¿Qué escriben los viajeros mexicanos sobre las prácticas religiosas y educativas, las tradiciones y usos ajenos que observan en los Estados Unidos y en Francia, la admirable modernidad? ¿Qué memorizan sobre las vivencias femeninas y las rutinas callejeras? ¿Qué les llama la atención hasta llegar a apuntar alguna huella en forma escrita o iconográfica?

El proyecto del Coloquio “Miradas mexicanas…” no es exaltar realidades alejadas de México sino descifrar las memorias, diarios y epistolarios orientando la lectura desde lo foráneo hacia la realidad nacional a partir del testimonio de las vivencias en el exterior con  las que a lo largo de los siglos XIX y XX, los grupos políticos y económicos dominantes han querido identificarse.

El evento es convocado por el Instituto Mora y la Université Bordeaux Montaigne desde el 15 de septiembre de este año, a fin de reunir a los académicos  interesados por la historia social y cultural contemporánea con motivo del Coloquio internacional: “Miradas mexicanas sobre Francia y Estados Unidos (1821-1950): ¿Qué revelan sobre Ellos y Nosotros los epistolarios, diarios y otros documentos olvidados?”, previsto los días lunes 3 y martes 4 de junio de 2019.

Los interesados enviarán sus propuestas con el título, un resumen del contenido  y y otro curricular a ambas coordinadoras:

Dra. Ana Rosa Suárez Argüello, Instituo Mora:

Dra. Isabelle Tauzin, Université Bordeaux Montaigne:

Ejes de las propuestas:

Epistolarios, diarios, crónicas, viajes, migraciones, exilios, transferencias culturales, independencia, porfiriato, revolución mexicana, cardenismo, vida cotidiana, mentalidades, representaciones, interculturalidad.

IX Congrès International des Péruvianistes

Mercredi 21, jeudi 22 et vendredi 23 novembre :  9e Congrès International des Péruvianistes à l’Université Bordeaux Montaigne, Equipe d’Accueil AMERIBER.

Coordination: Isabelle Tauzin-Castellanos

ProgrammeCongres-REV5

 Hommage à Bernard Lavallé. Centenaire de Manuel Gonzalez Prada.

Plus de 80 communications, conférences plénières et manifestations culturelles sur le Pérou colonial et républicain pendant 3 jours : José  Antonio Mazzotti (Etats-Unis), Carlos Contreras (Pérou), José de la Puente (Pérou), Hugo Pereyra Plasencia (Pérou), Ascension Martinez Riaza (Espagne), Roberto Reyes (Pérou), Rafael Sagredo Baeza (Chili),  Francisco Quiroz Chueca (Pérou), Carlos Garcia Bedoya (Pérou), Mabel Moraña (Etats-Unis), Christian Fernandez (Etats-Unis) … : histoire, histoire de l’art, littérature, ethnologie, sociologie et sciences politiques en débat.

Manifestations culturelles tout public avec des partenaires institutionnels:

  • Exposition photographique Mémoire du Pérou 1890-1950, à l’Espace Saint-Rémi
  • Cinéma :  Première du film L’inca Garcilaso de la Vega, le métis (en espagnol), à l’Institut Cervantès
  • Littérature :  Table ronde avec Santiago Roncagliolo et Grecia Caceres, à l’Institut Cervantès et avec E. Gonzalez Viaña à l’université Bordeaux Montaigne

Musique  Groupe Peru Inca à l’université Bordeaux Montaigne, en clôture le 23 novembre.

Histoire de l’Amazonie – Orientes diferentes – Siglos XVIII-XX

Agrégation  d’espagnol et civilisation latino-américaine contemporaine

Orientes diferentesSiglos XVIII-XX.

 Samedi 7 avril, Paris, Cité Universitaire – Colegio de España –  10:00-17:00.   (RER B- Cité Universitaire). Les approches historiques et anthropologiques  proposées seront faites à partir de documents originaux sur l’Amazonie. Les comptes rendus sont en ligne .

10 :00 – 12 :30

Bernard Lavallé, professeur émérite Paris Sorbonne Nouvelle: L’Inca, la Croix et la Forêt: Juan Santos Atahualpa (1742-1756)

Jean-Pierre Chaumeil, anthropologue CNRS, Paris : El bosque ilustrado. L’utilisation de la photographie dans la représentation de l’Amazonie (XIX-XX)

Catherine Heymann, professeure Université Paris Nanterre:   “L’archivo historico de Bendayan” et la reprise de la série  de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada

Compte rendu- Joy Paillocher

14:00 – 17:00

Pascal Riviale,  Archives Nationales de France: Les débuts de la colonisation de la vallée de Chanchamayo et le témoignage de Théodore Ber

Isabelle Tauzin, professeure Université Bordeaux Montaigne :  Antonio Raimondi et José Torres Lara : deux témoignages  directs sur l’Amazonie péruviennne (1862-1898)

Françoise Martinez, professeure Université Paris 8:  L’Oriente bolivien au début du XXe siècle : périphérie oubliée du territoire national ou nouvel allié du projet oligarchique ?

 Alvar De La Llosa, professeur Université de Lyon II:  Orients péruvien et bolivien : entre frontières internes et frontières internationales

Compte rendu-Marthe Czerbakoff

Organisation de la journée : Isabelle Tauzin-Castellanos – Projet Institut Universitaire de France, Université Bordeaux Montaigne – UFR Langues et Civilisations – Equipe d’Accueil EA3656 Ameriber.

 

Eugène Courret : de l’émigration au retour

Le voyage au Pérou n’a pas été un aller simple, mais bien au contraire, les allers-retours entre les deux continents font partie de l’existence de la famille Courret, comme d’autres familles qui forment la colonie française du Pérou, les Dubreuil, les Allier, les Garreaud, familles parisiennes et  familles du sud-ouest de la France dont les liens sont intéressants à reconstituer dans le cadre du projet EMILA Ecritures migrantes latino-américaines : histoire et traces de/en Nouvelle-Aquitaine.

Autoportrait présumé, circa 1860

Etat de la recherche sur les Courret par Isabelle Tauzin-Castellanos Présentation en ligne du  11 janvier 2018 –  Colloque L’émigration : une histoire de famille, Université de Nanterre – Colegio  de España.

Plus de 50.000 clichés des studios Courret sont conservés à la Bibliothèque Nationale du Pérou, catalogués  et accessibles .

Flora Tristan: Necesidad de acoger a las extranjeras (1835)

En revenant du Pérou, découragée de ne pas avoir récupéré l’héritage de son père Mariano Tristan, Flora Tristan s’empressa d’écrire un essai peu connu Nécessité de faire un bon accueil aux femmes étrangères, essai réédité en français en 1988 consacré au sort des femmes obligées de voyager dans un monde nullement accueillant pour elles. Le bref article en espagnol publié en novembre 2017 dans Espinela, Revista de la Maetría en Literatura Hispanoamerican de la PUCP est destiné à faire connaître en Amérique latine  et au Pérou le premier opuscule de combat de la féministe qui mourut en novembre 1844 à Bordeaux épuisée par le tour de France auprès des travailleurs qu’elle avait entrepris pour agir en faveur du mutualisme, thème qu’elle défend déjà en 1835 dans Nécessité de faire un un bon accueil aux femmes étrangères.

Communication présentée à la  Feria International del Libro de Lima le 2 août 2015.

 

El primer texto que publicó Flora Tristán nunca ha sido traducido al castellano. Se trata de un ensayo en francés titulado “Nécessité de faire un bon accueil aux femmes étrangères” (“Necesidad de acoger bien a las mujeres extranjeras”). Lo editó en París en 1835, después de regresar del Perú y dos años antes de Las peregrinaciones de una paria. Desde entonces sólo hubo otra edición en 1988 por Denys Cuche en francés[1] , con un estudio previo que contextualizó el ensayo de manera científica y no novelesca, a diferencia de las ficciones francesas y peruanas sobre la feminista franco-peruana[2].

Nacida en 1803, huérfana de padre a los cuatro años, Flora Tristán se casó aún adolescente. Huyendo de la violencia de su esposo, para sobrevivir, entró al servicio de unas señoras inglesas a las que acompañó por el continente europeo y el Reino Unido. La larga experiencia migrante en Europa y América fue la base autobiográfica a partir de la cual escribió el ensayo que consta de unas veinticinco páginas. Aquí me limitaré a sintetizar “Necesidad de acoger a las extranjeras”, simplificando el título que presenta una doble dificultad a la hora de ser traducido. Incluye una tautología (“faire un bon accueil” / “acoger bien”) y a la vez una anfibología pues el francés “étrangère”  se traduce de dos maneras  en castellano con la diferencia entre “forastera” y “extranjera”. Tristán remite tanto a las forasteras como a las  extranjeras como veremos más adelante.  Un epígrafe (“Ayudaos unos a otros”) antecede a la composición literaria. Flora Tristán plantea que se está viviendo en una “sociedad nueva” en la que hace falta “asociarse  […] aliviar a  las masas que sufren y languidecen incapaces de erguirse” (Tristán, 1988: 55).

Contrasta la fama de elegancia y afabilidad de París con la realidad vivida en el momento de llegar a la urbe, y empieza evocando la experiencia propia. Recuerda los días de viaje desde la frontera hasta la capital francesa, la falta de cortesía, la mala educación de los lugareños al apear de la diligencia; rememora las segundas intenciones tanto más difíciles de sortear que una llega agotada después de viajar  meses de meses. Al cansancio físico se agrega el mareo por “el griterío de los cocheros, los muchachos que pelean por llevar las maletas, los mozos de fonda que quieren llevar [a la pasajera] a la fuerza” (Tristán, 1988: 58). Por fin,  exclama mimetizando el desamparo de aquel momento: “¡Dios mío! ¡Qué va a ser de mí! Yo sola, tan sola en esta  gran ciudad en la que soy una forastera!”(ibid.).

Continuer la lecture de Flora Tristan: Necesidad de acoger a las extranjeras (1835)

Mauricio Rugendas : conférence d’Efrén Ortiz à l’Université Bordeaux Montaigne

Conférencier invité

mercredi 15 novembre, 15h à 17h à la MSHA  

M. le Professeur Efrén ORTIZ :  Présentation du  peintre voyageur allemand Maurice Rugendas, grâce auquel une image des paysages de maints pays d’Amérique latine (Mexique, Brésil, Pérou, Chili, Argentine, Colombie…) est conservée après son passage marqué par le romantisme du début du XIXe siècle.

Efrén Ortiz est l’auteur d’un ouvrage sur Rugendas paru à Bogota et de nombreux autres titres publiés au Mexique. Il enseigne la littérature et la langue à l’université Veracruzana (Mexique). Une deuxième conférence est prévue sur l’oeuvre littéraitre d’Elena Poniatowska.

Contact : Isabelle Tauzin – Université Bordeaux Montaigne

 

 

Cartes et concepts : à propos de l’Orient péruvien

« Entre construction régionale, intégration nationale et marché international »  :  quels sont les sous-entendus de la formulation sur l’histoire de l’Amazonie ?

Concepts et cartes

Quelles sont les thématiques omises de l’agrégation externe par rapport à l’interne? Réactivation du mythe de l’Eldorado  – Perceptions et représentations des indigènes de la Selva. Les thématiques préférées  orientent en direction  de l’histoire économique des groupes dominants.

L’histoire politique des jeunes républiques prévaut (Bolivie, Pérou) sur la géographie physique et humaine de l’Amazonie, des peuples sans frontières.

On essaiera de passer par trois étapes : une histoire focalisée sur le réseau fluvial comme moyens de communication/marchandisation; de l’ouest vers l’est, l’apparition/disparition de villes ; l’omission et invisibilité de l’Histoire des communautés natives.

« Los verdaderos salvajes »: un article de Manuel Gonzalez Prada paru en 1905 dans Los Parias  et qui s’interroge sur qui sont les vrais sauvages.

En français : « Selon que vous serez puissant ou misérable/ Les jugements de cour vous rendront blanc ou noir ». (La Fontaine)

En espagnol : « La ley se acata pero no se cumple » .

 

Péruviens et Français entre la Rebellion de Tacna et la Grande Guerre : qu’apportent les témoignages bilatéraux ?

Independencia del Peru y Francia
Colloque Independance du Pérou et diplomatie française

Colloque international  accueillie par la Bibliothèque Nationale du Pérou  –  Jeudi 9 novembre à partir de 9h.

Actualidad del evento  en el sitio web de la Biblioteca Nacional

Programme – Programa

Le mouvement de récupération de l’histoire des luttes d’indépendance du Pérou a permis d’analyser récemment l’importance d’ événements définis comme des révoltes et des conspirations. C’est dans cette démarche interprétative que se situe le colloque international organisé dans le cadre du projet IUF « Ecritures migrantes et représentations réciproques France/Amérique latine » porté par Isabelle Tauzin-Castellanos, afin de proposer une mise  en perspective de l’histoire du Pérou et de  l’histoire européenne,  en revenant sur le rôle des héros de l’Indépendance et sur l’invisibilité de nombreux patriotes issus du peuple. La présence de la France dans le Pacifique Sud au XVIIIe siècle et la participation des émissaires napoléoniens seront les premières thématiques développées au cours de la rencontre scientifique.

Devenus commerçants, agriculteurs ou propriétaires de mines, les émigrés français ont soutenu la Confédération Péruano-bolivienne. La défaite du président Santa Cruz a entraîné le retour en France du plus grand nombre. Peu après, les propriétés fertilisantes du guano ayant été attestées par des chimistes anglais, ce fut la naissance d’une activité économique lucrative pour les migrants qui étaient restés. Le Pérou présidée par le général Ramón Castilla redevenait le mythique Eldorado. C’est dans ce contexte qu’Auguste Dreyfus, recruté comme modeste employé, connut une ascension fulgurante grâce au monopole sur les nitrates accordé par le ministre des Finances, Nicolas de Piérola.

Les progrès des moyens de transport parallèlement ont augmenté les déplacements entre l’Europe et l’Amérique. La colonie péruvienne en France et la colonie française au Pérou ont échangé leurs expériences de l’extranéité, en marge de la réalité vécue par l’immense majorité des deux populations, autrement dit l’exploitation indienne et la misère des paysans et mineurs français.

La guerre du Pacifique a été un cataclysme  pour le Pérou. Après 1883, la tâche laborieuse de la reconstruction a coïncidé avec la renaissance de la vie artistique. Le séjour de l’actrice Sarah Bernhardt a signifié la réinsertion  du Pérou dans les circuits internationaux de la culture.

La République Aristocratique — dénomination flatteuse qui révèle une part de subjectivité dans la construction historique — vit le renforcement de la coopération française avec l’arrivée de la Mission Clément requise pour moderniser l’armée péruvienne à l’aube du XXe siècle.

Cependant, les témoignages bilatéraux  des Français sur la société péruvienne et des Péruviens sur la société française s’avèrent des sources de recherche difficilement accessibles du fait des difficultés propres à l’exercice de la traduction dans l’autre langue, et du fait de la dissémination des documents publics ou privés. Malgré ces obstacles, le colloque international d’histoire de la guerre d’indépendance à la guerre européenne permettra de rapprocher deux approches nationales et sera une étape singulière dans la construction de l’histoire du Bicentenaire du Pérou.

Partenariats : Université Bordeaux Montaigne- Institut Universitaire de France – Délégation à la coopération régionale française  Amérique du Sud.  Ambassade de France au Pérou-